miércoles, 4 de marzo de 2009

Una primera vez

Vivir, es lo que tiene: basta una mirada fugaz, alguna caricia efímera, un puño de odio en el estómago que asesina a cuanta mariposa quiere descansar, alguna gota de nostalgia que deja tristezas en las raíces, y hay luz donde hubo sombras, sombras donde hubo luz. Vivir, es lo que tiene: perderse y no encontrarse, no saber dónde están las llaves que abren mi puerta, dejar que las sombras nos intuyan y no saber, en este preciso momento, si la vida vale la pena o dejó de merecerla en el instante exacto en que pisamos este camino por primera vez.

1 comentario:

Rizitos eléctricos dijo...

Um...mariposas en el estómago...eh.....