sábado, 30 de mayo de 2009

Canción de cuna para corazones rotos II

Para mi escritora favorita, que encontrará su voz y me hará muy pequeño
Algún día, dijiste, y se encogieron todas las palabras. Será algún día. Decidirás que caer no es bueno, que ya está bien, y ya no hay ganas de saltar, el mundo es tuyo, decidirás. Y habrá silencios, silencios de gafas que caminen solas y te cuenten historias que dejen un brillo de vida en los ojos, un color de nostalgia en los labios. Habrá relatos tristes, y tardes en que lo que menos apetezca sea vivir, acompañada de una voz que te pida, debemos irnos, estamos hartos del camino, pero la voz se apaga, el día se hace noche. Mentiras que nos contamos para seguir cuerdos: tener suerte nunca se me dio bien, supongo. Y habrá días, los habrá, en que estés feliz y las calles existan para caminar por ellas; con tardes en las que cuanto desees sea dejarlo todo y dejarte a ti. Algún día habrá noches de muchas letras en las que no te apetezca leer ni una sola línea y todo cuanto sepas te parezca un viejo calendario chino. Será la vida, aunque no haya quien la entienda. Ni tú ni yo, no debemos confundirnos, ni nadie. Algún día, dirá, y no estarás sola, vestida, de noche, preciosa, descalza, bailando con un chico encantador, que tú y yo no hemos conocido, vestido con un traje negro, desabrochado y con la corbata super mal puesta, y bailar canciones lentas, canciones que cuenten que la vida es corta y los besos han de ser muy largos. Serás, como eres hoy, una romántica, y querrás, como quieren todos, algo bonito. Como todos quieren. Y el mundo será entonces esa habitación con corbata y chico en la que te ofrecen una última copa sólo por ver contigo el sol, sólo por contemplar contigo un amanecer a cuatro manos. Algún día, escucharás, y dejarás atrás todas las máscaras creadas. Y tendrás una guitarra de la que te gustará escuchar sus sentimientos. y habrá luz, pero será poca, será escasa, será la que decidas. Algún día, dirás, y se encenderá la ciudad, y no tendrás nombre porque todos los nombres serán el tuyo, y no habrá escombros porque todas las raíces serán las tuyas. Algún día, dirás, y traerás entonces un instante de belleza al mundo que durará cuanto tú decidas, que contemplará todo aquel que sepa verlo, que sepa verte. Y serás tú sin máscaras, algún día, una voz desnuda que haga dormir en paz a cuanto sepa escucharte.

3 comentarios:

Alma Rota dijo...

Me has vuelto a dejar, como siempre, sin palabras, has echo que se me salten las lágrimas con la belleza de tus palabras, muchas gracias no tengo palabras.

Serendipiando dijo...

Algún día...
Mientras esperamos ese día;¿Qué hacemos?
Esperaré vislumbrar señales divinas.

Anónimo dijo...

中醫減重
中醫減重
中醫減重
中醫減重
中醫減重
花蓮民宿
花蓮民宿
花蓮民宿
花蓮民宿
花蓮民宿
花蓮民宿