martes, 15 de septiembre de 2009

El primer día del resto de una vida

Cansado de todas las decisiones erróneas cometidas en los treinta y siete años de una vida gris en la que la única característica remarcable ha sido la de ser un ciudadano anónimo, una persona anónima, un ser humano insípido, ha decidido cambiar su destino, empezar una vida de la que sentirse inmensamente orgulloso. Empezará mañana.

2 comentarios:

sorel dijo...

¿Vas a entrar en la casa de Gran Hermano?
Me tienes preocupao.

Laura dijo...

Diossss... qué nervios. ¿Cómo puede convertirse una vida gris en una orgullosa existencia?

Dime el secreto y te invito a una caña.

Besi.