jueves, 10 de septiembre de 2009

Érase una vez IV

Para Lisa

Érase una chica que vivía en las montañas, allá en el norte.
Érase una vez un chico de un sur sin playa.
Érase una vez una academia de español sin piso.
Érase una vez un corazón roto al otro lado.
Érase una vez la distancia adecuada.
Érase una vez un profesor de español con italiano.
Érase una vez una chica italiana que conocía alemán.
Érase una vez tus ojos verdes frente al espejo.
Érase una vez una escalada.
Érase una vez quiero saber todo sobre y algo que olvido.
Érase una vez volver para no estar en ninguna parte.
Érase una vez el sur de España.
Érase una vez un álbum de fotos de rincones que siempre recuerdas.
Érase una vez dos, ebrios de vida, borrachos.
Érase una vez un río.
Érase una vez quinielas sin premio.
Érase una vez una final de UEFA y luego otra.
Érase una vez un catorce de octubre.
Érase una vez un traje de flamenca.
Érase una vez la calle Sierpes.
Érase una vez una llamada de teléfono y una voz al otro lado.
Érase una vez un mechón de cabello rubio sobre los hombros.
Érase una vez palabras que te hacían feliz.
Érase una vez una pared con mapa y cuentos.
Érase una vez tú en la orilla de una playa.
Érase una vez tú bajo la nieve.
Érase una vez rastas de tu pelo sobre una acera de Tailandia.
Érase una vez el sur de África.
Érase una vez un cómic.
Érase una vez algunas cartas.
Érase una vez la música en tus labios.
Érase una vez tus huellas en otras partes.
Érase una vez viaje que te viaje.
Érase una vez un poco de español y algunos tintos de verano.
Érase una vez un equipo de fútbol, una camiseta con palabras.
Érase una vez una universidad con bar.
Érase una vez paseos en bicicleta por el puente.
Erase una vez sol en diciembre.
Érase una vez un sol del sur para vivir.
Érase una vez una brisa de noviembre moviendo tus cabellos.
Érase una vez la tristeza y poco.
Érase una vez una sonrisa y luego otra.
Érase una vez raíces y alas.
Érase una vez lágrimas derramadas por amigos que ya no están.
Érase una vez un juego de niños llamado Rayuela.
Érase una vez un libro de italiano.
Érase una vez cuántos payasos te has comido.
Érase una vez no olvides achucharme los pulgares.
Érase una vez un almanaque con doce fotos.
Érase una vez un campo de girasoles.
Érase una vez te echo de menos.
Érase una vez cien días y alguno más.
Érase una vez ti voglio bene.
Érase una vez Heidi.

1 comentario:

Anónimo dijo...

wowwwwwwwwwwww, ahora me dejaste de nuevo sin palabras ...es genial, de verdad y contiene tantos recuerdos bonitos de nosotros...cada frase me deja sonar de momentos, que pasamos juntos en una ciudad meravillosa donde empeco nuestra amistad, la, que en cada momento adoro mas...
...eres un artista de palabras, hino.. por fa, nunca terminas de escribir..estoy segura, que tus
palabras no hacen feliz solo a mi...!!!!
a presto, bello, non vedo l'ora di vederti!!!!!
baci baci....tvb...