sábado, 19 de septiembre de 2009

Caen

Caen los últimos rayos de luz sobre la orilla del río; despiertan tus labios, más azules ahora. Bastó un momento entonces para comprender que la belleza no se encuentra sólo en las líneas de algún libro, de algunos folios en blanco que sobreviven a la noche sobre las paredes de una casa abandonada.