lunes, 19 de octubre de 2009

Un buen día

Hay días que merecen la pena porque, sencillamente, han sido vividos; nos pesan las piernas (un paso y luego otro, caer y luego levantarse, caer y caminar), se hace ligero el corazón (reír y llorar). Hay días que merecen la pena.

1 comentario:

pumuki dijo...

tanto los que merecen la pena como los que no, todos nos hacen crecer... al fin y al cabo todos merecen la pena pues no??bueno, no sé es mi opinión, aunque eso no significa que pase de pm los dias peores, por el "simple" hecho de que piense que llevan a algo bueno... es a tan largo plazo que los dias malos son malos de cojones...
qeu te merezcan la pena muchos!! eso es lo qeu necesitamos
un saludo