lunes, 9 de noviembre de 2009

Me siento en la cama

Encuentro, en uno de los cajones cercanos a la cama, palabras de otra vida, de otro tiempo, que son la mía, que son el mío. Escribiste, y me emociona leerlo, te amo, gracias por hacerme sentir tan bien, quería regalarte algunas letras aunque no fuera un día especial porque contigo todos los días son especiales, recuerda si no el domingo pasado. Y son líneas de un texto ya escrito que me sigue dando alegrías, también tristezas. Ahora que amas a otro hombre y el mundo es diferente, y duele pensar que ni siquiera recuerdo los primeros besos de un domingo que tú y yo imaginábamos inolvidables. Y, como casi siempre, las líneas de una canción de Kiko Veneno en la que tú y yo crecimos, ahora que no encuentro en mis manos el caldito de tu cuerpo.


No hay comentarios: