viernes, 5 de marzo de 2010

Sombras de tus cabellos

Sombras de tus cabellos fueron mis manos; un momento tan solo, las raíces de mis dedos en tus muslos penetraron, arena de un desierto sin sed en el que mis piernas naufragaron. Un instante tan solo y bebí de la esencia del caldo de tu sexo un poco de la vida con la que tu sonrisa y la mía a la mañana siguiente despertaron.