domingo, 4 de abril de 2010

Relatos hiperbreves XXXIX

Todo el mundo despertó a la primavera excepto tú. Había flores con pétalos y áromas que se derramaban en la brisa; había ventanas desde la que se podía ver el sol y las mañanas se hacían azules en todas las pupilas; había azulejos con colores en las que las manos se refrescaban cuando hacía calor; había esquinas en las que el azahar caía sobre el suelo y contaminaba todas las huellas menos las tuyas. Todo el mundo despertó a la primavera excepto tú.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Todavía queda mucha primavera por delante, de hecho todavía hace frío por las mañanas.
Un beso
Tu editora

PUMUKIS dijo...

si... ha llegado la primavera... toca despertarse...