lunes, 3 de mayo de 2010

Is a woman

Ando buscando por los rincones de la casa los restos de una vida en común y no hay huella alguna que suponga que tu corazón estuvo derramándose en mis venas. Busco el sujetador verde en el que tus pechos tiritaban cuando hacían frío y mis dedos temblaban con ellos, también mis labios, pero no hay suerte, aprendieron a pasear y decidieron habitar en tu frío a pesar de que le prometí muchas veces que si habitaran en mis manos el calor sería uno y con él; escucho la música con la que siempre despertábamos y no hay nadie a mi lado que me diga, semidesnuda, mediodormida, ésta podría ser nuestra canción, la canción que nos hiciera despertar juntos y que la vida acudiera a nuestros pies con sol en los zapatos pero nunca nunca tuvimos tiempo para levantarnos alguna mañana al mismo tiempo y estar cinco minutos, lado a lado, cuerpo frente a cuerpo, bajo las sombras de una puerta que se nos iba cerrando cuando tú te ibas y olvidabas decir, tantas mañanas con tristeza al final, te quiero, espérame con una canción de amor que me haga volver a ti; sin saber que yo, también yo te estaba buscando en las páginas de un libro que no había leído y todas aquellas líneas que pensaban hablaban de ti no hacían sino narrar las historias de amores de fantasmas con cadenas que hacían un ruido infernal cuando pedían un poco de ternura, tan solo un poco. Y he buscado sin éxito las imágenes de un álbum de fotos en el que tú y yo construíamos un inmenso corazón de arena con el que proclamar al mundo que hay días en que se puede querer a alguien y creer que es para siempre y ha sido salir a la calle y comprobar que las olas de esta maldita ciudad en la que ya vivo y de la que tú ya apenas sabes nada me han arrebatado tantas imágenes con las que nos reíamos en tardes de café y chocolate con más chocolate y el mar de estas aceras me ha devuelto un álbum en blanco y negro en el que quedan ya tan sólo las líneas de una historia de la que tú y yo, ahora, cuando hablamos por teléfono, porque vas en tren y la vida se te hace aburrida, que no sabemos si es realidad o ficción aunque haya horas de sueño sin dormir en las que tu boca se acerca a mi pecho para hablarme de habitar en calles por las que ya no tiene sentido alguno caminar.

1 comentario:

Adrian Rguez dijo...

hacia tiempo que no comentaba, pero hoy lo merece, la verdad es que hay otras personas que ya sentimos frio al no tener a esa persona con la que queremos estar, ya no hay cancion para hacer volver a esa persona contigo, pero sabes que siempre tendras a otras con las que podras tener una cancion en comun, por q no? dicen q el tiempo todo lo cura, y si no, el tiempo llevara a la muerte, es a lo q estamos destinados ...

"maldita ciudad en la que ya vivo" ...