jueves, 17 de junio de 2010

Duele

Duele la vida, algunas veces. Y es el dolor un pinchazo en el cuello que te lleva a la cama algunas tardes. Porque hay cuellos preciosos que se han sentido tristes alguna noche y la palidez te ha llevado a la nostalgia. Qué sé yo. Uno se siente un poco mejor en tardes de cine, con citas de película, en días de invierno en la playa en los que sólo las olas nos saludan y traen pendientes verdes que hacen más hermosas las orejas. Dan magia al mundo y hacen sentir mejor a las rodillas. Te sientas frente al mar y el mundo te viene grande, como casi siempre. Uno es pequeño en estos días. Uno es muy pequeño y sabe que la belleza está en otros dedos. Empieza a llover, una lluvia cálida que te cala. Llueve y te sientes libre. Hay silencios que te ignoran. Sigue lloviendo. Y uno se siente más pequeño. Hay palabras que hacen daño y hay gestos que alegran a los tobillos. Alguien pregunta, una criatura deliciosamente frágil, de discreta belleza, pregunta si merece la pena y uno sabe que sí, que aunque todo duela en días como hoy en los que uno es pequeño y todo le viene enorme, merece la pena, aunque sea por saber que hay gente a la que importas, criaturas de delicada hermosura que saben que hay rincones en el mundo a los que sí importan. Y todo duele menos entonces.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

este si que si, se merece comentario

gracias por haberme hecho sentir importante durante casi las úlimas 24 horas, con todo lo que esto te ha ocasionado..

Que uno es pequeño, pero acaso no son las cosa pequeñas las más importantes?

PUMUKIS dijo...

olalaaa... hace m8ucho que no venia... falta de tiempo para todo y mira lo que me encuentro!!!
pero es que usted no sabe comprarse aspirinas???... a veces cuando uno mismo no sabe como curarse el dolor, hay que ir buscando por fuera... a ver que ayudas hay por ahi!!!
a ver si se me pone las pilas ya!! venga !!! ANIMO!!!