martes, 15 de junio de 2010

Fuera de cobertura

Le hablo a mi cerebro, buscando una letra que me conforte, unas líneas, algún cuento de amor en el que la princesa sea brutalmente asesinada y el chico del pueblo y su amada vuelven a casa aunque se sepan perseguidos. Qué más da. Están enamorados y no hay nada que puedan hacer todos los soldados del reino ahora que intentan vengar a su princesa caída. Le hablo a mi cerebro y él me contesta. El cerebro al que usted llama está apagado o fuera de cobertura.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ya queda menos. Un beso

Tu editora