miércoles, 23 de junio de 2010

Se buscan

Se buscan gafas que, cansadas de ojos que mueren entre pilas de papeles, han aprendido a caminar para contar historias que nada tengan que ver con las mentiras. Se buscan llamadas perdidas que aparezcan en los dedos a la hora de la siesta para que, al despertar, nadie olvide el nombre de alguien que despierta a nuestro lado para decirnos el tiempo pasa. Se busca un bolígrafo con el que ensuciar un mundo en blanco del que quedan algunos restos de nostalgia con que llorar sobre los el teclado de un ordenador que ha perdido sus tildes. Se busca un bolsillo con agujero desde el que se escapan los restos del último corazón palpitante que tuvimos en nuestras manos. Se busca el puñal necesario con que la noche sangró una madrugada de agosto en que todas las nubes fueron derrotadas. Se busca la última palabra que dejó un poco de deseo en mis venas y dejó sed en los tobillos. Un poco más de agua, por favor. Tanto hablar para decir que perdí las gafas, cobardes, decidieron irse ante tanto papeleo, he vuelto a encontrarla y vuelvo a mirar páginas con los mismos ojos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Unos días más y tendrás vacaciones. Último empujón... Un beso

Tu editora