miércoles, 7 de julio de 2010

El intransigente LI

- Hey, cuánto tiempo.
- Sí que hace tiempo, sí.
- Y, ¿como estás?
- No sé, mi cuerpo anda un poco renqueante.
- Pero, ¿eso cómo va ser? Si siempre has dicho que nuestro cuerpo es un templo. Dios, lo dices y no sabes cuidarte. Penoso, ¿eh?
- Ya, he dicho que mi cuerpo es un templo pero ya sabes lo que pienso de iglesias y demás.

No hay comentarios: