viernes, 2 de julio de 2010

A mis soledades voy, de mis soledades vengo

Uno escribe letras en la pizarra por si alguien las ve y le recuerda que la vida,a veces, nace porque hay cuatro manos que la comparten, porque alguien dice: perdona, es tu tiza, y no tiene colores, se te ha caído. No, no tiene colores y parece gris, porque hay días en que uno se levanta sin mañanas porque hay dedos que se la han llevado y todo parece a años luz de distancia. Hay días en que uno sabe que necesita una vida y no la encuentra en sus ojos. Mira a un lado y otro y no hay nadie, ni unos solos labios que nos digan, hola, estoy aquí, y seré tu mundo y el mundo parece entonces callejones desiertos en los que nos soñamos con alguien. De niño, decía Luis Cernuda, buscaba en ti, de niño, repito, buscaba en ti restos de la delicadeza que no hubo jamás en las manos de aquellos que me alejaron de las calles. Y ahora, hoy, cansado de tantas esquinas sin faroles, uno busca, una palabra amable, tan sólo una palabra. Pero todos tienen prisa.

1 comentario:

MARIUX dijo...

La SOLEDAD puede ser un credo recurrente y arrogante al que se aferran los egos, inquietos y añorantes. -Asumo-. MARIUX

TRISTEZA, REFLEXIÓN, SILENCIO: CRECIMIENTO.

DUBITO ERGO SUM