domingo, 15 de agosto de 2010

El intransigente LVI

Para Caterina
- Hey, estar aqui es como estar en casa. De veras.
- Pues yo que me alegro. Y nosotros que creiamos que no venias. Un verano sin ti no es lo mismo, ni para nosotros ni para Sicilia.
- Gracias, hermana. Lo pense bien y me alegro de estar aqui. Y mucho. Es estar en casa.
- Y que tal esas clases? No se, treinta alumnos por clase. No creo que el gobierno andaluz o spagnolo o italiano piensen mucho en la educacion.
- No, simplemente no piensan.
- Hey, creo que tienes razon.
- He preparado un cafe de esos sicilianos para hacerte sentir como en casa. Te apetece?
- No se. No me gusta el cafe. Para mi tiene un sabor muy amargo, como el de la religion.