domingo, 1 de agosto de 2010

Érase una vez X

Érase una vez una isla sin eñes.
Érase una vez tienes alguna tilde a mano.
Érase una vez un así que eres de Sicilia, a qué sí.
Érase una vez un no, de Sicilia, no, pero aquí estoy.
Érase una vez Sevilla, sí, es Sevilla pero el sur es el sur en todos los rincones.
Éranse una vez unas salinas.
Érase una vez un puerto.
Érase una vez vaya paliza, estarás agotado.
Érase una vez aquí está, buena compañía, es cuanto necesitaba.
Érase una vez un beso en la mejilla. Y luego otro.
Érase una vez una canción de cuna.
Érase una vez un comentario. Y luego otro.
Érase una vez un besico salado.
Érase una vez un mar.
Érase una vez el sur, en todos los lugares.
Éranse una vez dos mares.
Érase una vez un bar bajo las estrellas.
Éranse una vez muchas horas de viaje.
Érase una vez, anda, qué voz más graciosa.
Érase una vez un no lo conozco de nada, así te irá, así te irá.
Érase una vez un te recojo en la estación de autobuses.
Érase una vez una noche de tapas.
Érase una vez una casa con puertas.
Érase una vez un bastardos.
Érase una vez todo el calor del mundo.
Érase una vez un paseo por la playa.
Érase una vez With a little help of my friends.
Érase una vez me has tocao algún rincón del estómago y casi, casi... duele.
Érase una vez una de las cuevas de Granada.
Érase una vez Grease.
Érase una vez un pañuelo a un pantalón pegado.
Érase una vez un collar y un cuello.
Érase una vez a ti te quitaba yo esas tonterías de tanto sibaritismo de una vez.
Érase una vez un restaurante de comida basura.
Érase una vez un sinpagar. Y una noche sin dormir o más.
Érase una vez un bar con caldero.
Érase una vez toda la calor del sur en una casa.
Éranse una vez unos muslos con pijama.
Érase una vez un pijama de Mafalda.
Érase una vez un salero. O dos.
Érase una vez la locura de una hipoteca.
Érase una vez ya tengo casa y es mía.
Érase una vez las fotos no te hacen justicia.
Érase una vez Granada.
Érase una vez un año desde una primera tilde.
Érase una vez un pub pequeño en Mar Menor.
Érase una vez un pueblo de cuyo nombre no me acuerdo.
Érase una vez los saleros te los llevas.
Érase una vez un paseo en coche por la noche. Y luego otro.
Éranse una vez treinta años.
Érase una vez Gossip Girl.
Érase una vez Fringe.
Érase una vez te cuento lo que le pasará a los personajes.
Éranse una vez tantas series.
Érase una vez es raro que duerma con la puerta cerrada.
Érase una vez lo normal es que duerma en pelota picada.
Éranse una vez unas piernas sin sal.
Érase una vez no te preocupes, con un helado soy feliz.
Érase una vez no, no son para mí los gimnasios.
Érase una vez no hay mayor placer que el de no hacer nada.
Éranse una vez quince días de agosto en casa.
Érase una vez el placer de una conversación inteligente.
Érase una vez un hasta luego.
Érase una vez salgo a vivir, me espera Italia.
Érase una vez una tal Laura.

2 comentarios:

Laura dijo...

Érase una vez uno de Sicilia, digo Sevilla.
Érase una vez un gorra sin poner.
Érase una vez un -yo veo a las personas-.
Érase una vez un -me niego a comer comida basura-.
Érase una vez unas "Bacon & cheese fries".
Érase una vez Miles Davis.
Érase una vez un Sibarita de fachada.
Érase una vez un -¿Te importa que me quite la camisa?.
Érase una vez un -Yo, no voy a dormir-.
Érase una vez una sal sin derramar.
Érase una vez -me da miedo volar-.
Érase una vez "te visitaré en Granada".
Érase una vez un gran tipo.

Pd. La canción todo un acierto.

Besicos salados, sí.

Laura

La gata Roma dijo...

Ains, que cierto que el Sur es el Sur, en todas partes es así…

Kiss y que sigas el verano tan bien como parece que lo llevas…