sábado, 7 de agosto de 2010

La vida sin tildes II

Y V., que, como siempre, se aburre en las clases de Literatura, en las que nunca pasa nada, excepto moscas que viajan a los lugares mas reconditos y espiritus de poetas muertos que habitan en este aula. Poco mas. Pero si miramos, se dice V., siempre hay alguien que nos espera, y ella mira, y se dice, L. no es como creen los demas, para nada: bajo la escarcha de sus cabellos rubios hay flores y un corazon por descubrir. L. mira y sonrie. Solo quiere, como siempre, ser anonima, y que nadie diga que su culo es el mejor de todas las clases, porque, hey, hay cosas de las que uno no deberia hablar, nunca, que ella sepa al menos, ella, que siempre esta al margen de todo y quiere estar en todos los margenes, pero V. sabe que hasta los margenes dejan notas a pie de pagina, y estas notas se hacen palabras que llegan a las pupilas de V., que lee con placer, porque sabe que no se confundia: L. es como ella, de ese tipo de personas que hace mejor a los demas, que se da en todo para olvidarse de cuando en cuando en cuando de ella misma y piensa, V. piensa, hey, no puedo dejarla, no puedo dejar que se haga asi, y vendran tardes de parque en que cogera prestado su movil y dara toques a todo el mundo por ver si alguien contesta, si alguien da con las palabras adecuadas, esas palabras que digan, L, y poco mas, L, donde has estado tanto tiempo y el tiempo vuela, pero todavia no es ese dia, no lo es, y ahora L. se descubre en las lineas de V., y le dice, no estas hecha para ser anonima, estas hecha para hacerte notar, y se hace notar, y se hara notar en Madrid, donde ya saben de ella, y V. se dice, a veces, y no se lo dice, a veces me gustaria que no te llevaras a Granada la mitad de tus calles, por crecer de verdad, por crecer en otra gente, porque tus alas estuvieran de verdad en tus tobillos y te hicieran caminar por todos los rincones que todavia, desgraciados de ellos, no te conocen. Y hablan, y una tarde con sol de la que ambas tienen un recuerdo y que les llevo a conocerse, hablan y dicen: tu y yo contra el mundo, tu e io contro il mondo, y, a veces, acaban comiendo en un MacDonalds porque todavia no conocen del mundo todas sus trampas, pero creceran hasta saberlas. Y V. sonrie cada vez que lleva a L. a la vida, como un martes cualquiera en que se encontraron con un viejo amigo que Viky todavia no conocia y a lo lejos se escucho: por que no me lo has dicho y V. no quiere decirle que era porque queria otra vez acercarla a la vida y que a ella no se le olvide, siempre como esta envuelta en sus pensamientos. Hey, L. la vida es otra cosa, otras calles, y V. rie, y le dice, a que quieres matarme, y ella dice para nada, para nada, y ambas se van, agarradas de la mano, porque la ternura esta en todos los dedos. Y V. dice, jo, las cosas no son asi, ella te echara de menos, diga lo que diga, y hablan y hablan, hasta estar agotodas y ayudan a una chica que se siente sola y triste, porque se siente sola y triste, porque hay que estar en los dias, no en cumpleagnos y lo saben, lo saben y se hacen grandiosas. Y V. se va y L. dice: no quiero que te vayas, y la abraza, y la abraza para sorpresa de V., que ha olvidado que nadie ha acercado mas a L. a la vida, a una playa con estrellas, a una llamada de telefono que la haga sentirse importante, a no perder cien mensajes y miles de palabras que se resumen en dos: eres importante. Y L. lo sabe, y la abraza con mas fuerza: no quiero que te vayas. Y sabe que a veces es necesario pertenecer a las personas, porque lo ha visto, lo sabe, el final de una pelicula lo dijo: las personas pertenecemos las unas a las otras, y tu, vayas adonde vayas, nunca seras libre, nunca, porque vayas adonde vayas, estaras contigo. Y a lo mejor. Y lo sabe. Ambas lo saben: hay gente que nunca se va de nuestros dedos, solo estan un poco mas lejos. Y L., tan ingenua a veces, lo olvida. Due ragazze contro il mondo. Y hay una cancion con letra que habla de ellas. Laura y Viky. Con una sonrisa. Always. Always. Juntas y separadas.
Napoli....

No hay comentarios: