miércoles, 1 de septiembre de 2010

Acqua e sale

Per Ida, la mia sorellina
- Ciao, bella.
- Hola, guapo, qué tal todo.

- Bien, bien. Está siendo un buen verano. Y hoy será genial, porque iremos al sur, muy al sur, a Siracusa. Y haremos fotos. También helado, eh, helado, granita, cannolo. De todo un poco, que es nuestro verano.
- Sí, todo lo que sea por salir de Messina, tanta suciedad, tanta basura, tanta hipocresía. ¿Ganas de volver a Roma?
- Siempre, ya lo sabes. Una vuelve a casa creyendo que le espera siempre la misma gente, pero nunca lo hace. Todas, todos tienen una vida, y hace tiempo que no formas parte de ella, a no ser que sea para pedirte algo.
- Sí, es como estar en un viejo café con gente nueva. Es algo de lo más raro. Es vivir, imagino.
- Sí, pero es bueno encontrar, ahora, aquí, alguien como tú.
- Ah, gracias. ¿Y lo dices por...?
- No sé, porque hacía tiempo que no me sentía así, tan tan viva, tan tan yo. Y estás siempre que soy yo. No sé si eres tú, pero siempre estás.
- No creo que sea yo. Eres tú que, sencillamente, vuelves a ser tú, y a tener esa sonrisa de la que todo el mundo habla y que yo apenas había visto. Sí, una maravillosa sonrisa para...
- Pero, hey, no sé, ¿por qué me has besado?
- Quería que sonrieras y que fuera gracias a mí.
- No ha estado mal. Nada mal. Espero volver a sonreír otra vez y que sea gracias a ti.
- Se intentará.
- Míranos. Parecemos dos niños.
- ¿Y eso es malo?
- Para nada. Míranos, tú sonríes, yo sonrío, tú quieres besarme, yo quiero besarte. Como dos niños, viendo quién resiste más.
- Sí, pero somos adultos y, no sé, ya sabes que me destrozaron el corazón, y no hace mucho, y no sé, es sólo que me gustaría que un beso no llevara a...
- No, no te preocupes, no llevará. Preciosa, tampoco yo quiero que un beso y otro beso y otro beso lleve a confusiones. Nos llevamos muy bien; eres maravillosa pero no es el momento, no ahora. Lo mejor es que disfrutemos sin más del verano.
- Sí, es lo mejor, pero has dicho otro beso y otro beso y sólo nos hemos dado uno.
- Sí, pero también contaba los que llegarán.



No hay comentarios: