jueves, 16 de septiembre de 2010

Tantos y más

Tantos tantos besos en las manos y no hay ni unos solos labios en los que decir hasta mañana a una noche en la que un cuerpo y su boca andan lejos, casi al otro lado de la montaña. Tanta tanta chispa y ni unos dedos hay con los que dar calor al fuego con el que uno se consuela. Tanto tanto cuerpo desnudo y ni unos solos pechos en los que dormir toda una madrugada. Tanta tanta palidez y ni un solo día de playa en el que yo caminara a tu lado. Tampoco importa. Ahora camino solo y sigo disfrutando. Y hay aceras, como dijiste, en la que unas pupilas duermen en mis ojos mientras unos muslos descansan en mis piernas. Ahora camino solo y la vida, para qué mentirnos, a pesar de noviembre y sus tardes en otros dedos, en cada esquina, desde hace algunos días, me sigue esperando.

No hay comentarios: