miércoles, 22 de septiembre de 2010

Todo en ti

Nunca busqué tu boca en otras bocas, nunca encontré tu cuerpo en otros cuerpos. Para qué y qué más da. Tanto tiempo en ti y no fue nada. Tantas tardes en tus pechos y no hice otra cosa que dormir hasta despertarme en tus mañanas. Para qué y qué más da. Eras tú y poco importaba. Tú y poco más. Para qué y qué más da. En ti estaban todas las mujeres, contaban tus muslos todas las historias.

No hay comentarios: