sábado, 9 de octubre de 2010

El intransigente LXII

- Hey, cuánto tiempo.
- Sí que hace tiempo, sí.
- Y, ¿cómo va todo?

- No sé, bien para mí, imagino; profundamente mal para el lugar del mundo en el que habito.
- ¿Y eso?
- Hey, también es el tuyo. Estoy seguro de que lo sabes. Trabajadores perdiendo derechos, padres de familia sin trabajo. Un montón de dramas personales convertidos como siempre, tristemente, en estadísticas.
- Sí, la verdad es que es una mierda.
- Total y absolutamente. Estamos en manos de mercaderes patéticos.
- Lo cierto es que sí. Pero, ¿cómo saber quiénes son?
- No creo que sea tan difícil. Son políticos, banqueros, ejectutivos que se disfrazan de señores y llevan corbatas. Unos románticos que miran a nuestros ojos...
- ¿Unos románticos?
- Efectivamente.Unos románticos que miran a nuestros ojos y si saben que no lo estamos mirando miran entonces a nuestros bolsillos por ver lo que pueden sacarnos.
- Mercaderes de mierda, sí...