jueves, 11 de noviembre de 2010

Coming back to me

Hay viajes de seis horas que apenas merecen un minuto. Hay viajes de seis horas que merecen una vida. Hay álbumes de fotos en los que fantasmas de ojos verdes se hacen visibles. Queda todo un mundo, dijiste, y no sé si volveremos a vernos en algún rincón. El mundo es tan pequeño y nosotros hace mucho que dejamos de ser grandes. Quién lo iba a decir. Al otro lado de tus rincones un poco de alegría también es blanca, también está en las montañas. Hay adoquines de mi ciudad en los que tú dejaste magia. Hay gafas en las estanterías en las que aún queda tu imagen, irreal, como tantas otras cosas. Como una tarde de domingo a orillas de un río por el que paseamos alguna vez. Qué lejos queda todo ahora y qué cerca un lunes de noviembre en el que quizás llueva y quizás no. Qué lejos queda todo ahora y que cerca una ciudad del sur, como siempre. Qué lejos queda todo y qué cerca una ciudad del sur en lunes en la que el verde de tus ojos se deshaga en mis labios. Qué cerca un lunes.