domingo, 28 de noviembre de 2010

Sucede que me canso de las pizarras

A David, my brother in arms
Hay, en este momento, alguna persona que muere de hambre. Y yo enseño el complemento directo. Y como yo, muchos.
Hay una Europa que se desangra, por sus muchos mercados. Por sus muchos políticos. Por no saber que hay que gastar cuanto se tiene. Y yo enseño qué es la sinonimia. Y, como yo, muchos.
Hay personas, ahora, ahora mismo, que piensan que la solución a esta crisis, es una guerra, otra guerra. Y yo enseño qué son sujeto y predicado. Y, como yo, muchos.
Hay políticos que mienten, por un escaño, por un voto, por un poco de dinero, que cotizan con siete años de carrera. Y yo enseño que trabajar duro es bueno y sacar buenas notas mejor. Y, como yo, muchos.
Hay gente en paro, sin trabajo, a los que les cuesta llegar a fin de mes. El tiempo pasa. Y no, no hay nada bueno a veces. Y hay profesores que dicen: tengo callados a mis alumnos. Y yo no sé qué decir.
Hay cadenas de televisión que embrutecen al ser humano. Y lo vuelven a embrutecer. Hicimos una encuesta basura y salió que la gente quería mierda, se dice. Y yo intento enseñar en valores. Y, como yo, muchos.
Hay gente que, intenta, con dignidad, con esfuerzo diario, educar a sus hijos. Y lo consiguen. A pesar de todo. Y hay hijos que están callados en clase porque saben que es respeto. Y saben que para aprender a pensar, pensar es necesario. Y quieren que sus hijos vivan en el respeto, no en el miedo.
Hay pizarras en las que escribimos demasiadas tonterías, y hay alguien que dice: me aburro. Y a uno le gustaría gritar: a mí también, habrá guerras por agua y a mí no se me ocurre otra cosa que enseñaros que es un sustantivo. Me aburro. Yo también. La vida, ya lo sabes, debería ser otra cosa. Enseñar a pensar. Aprender a pensar. Saber, y tener claro, que cuanto más vacío está un cerebro, más fácil es llenarlo de tonterías. Saber que el respeto poco tiene que ver con el miedo, poco con la autoridad. Enseñar a pensar. Aprender a pensar. Enseñar a pensar. Aprender a pensar.

No hay comentarios: