jueves, 2 de diciembre de 2010

El intransigente LXVIII

Para Viky
- Hey, cuánto tiempo.
- Sí que hace tiempo, sí...
- Y, ¿qué tal todo?
- Asqueado, indignado. No sé ni cómo llamarlo ya...
- Para variar, claro. Y, ahora, ¿es por...?
- ¿Por qué va a ser? Por la paliza que le pegaron al Madrid, claro. Qué vergüenza.
- ¿Por un partido de fútbol? ¿Es por un partido de fútbol? Me parece...
- ¿De verdad te crees que es por una mierda de partido de fútbol? Es Wikileaks.
- ¿Wikiqué?

- Y yo que me lo imaginaba. Una web que está publicando secretos que todos conocíamos, imagino: políticos que no trabajan por sus ciudadanos sino por meros intereses oportunistas, jueces honestos a los que se juzga, fiscales que detienen procesos por asesinatos, ministros que insisten en que se detendrán cualquier investigación por el asesinato de Couso, y así...
- Bufff, sí, es indignante. Espero que al menos alguno de ellos dimita, o sea encarcelado, o se le juzgue por alta traición o qué sé yo...
- Espera, espera.
- Y, ¿qué dicen ahora los ministros del PSOE? ¿Que todo saldrá a la luz?
- Sí, algo así. La ministra de la Power Balance dice que harán todo lo posible para que nada de esto vuelva a salir a la luz.
- No puede ser verdad.
- Lo es, lo es. Ya sabes: si te traen malas noticias, mata al mensajero.
- Sí, es vergonzoso realmente. Y, ¿no hay ningún comentario ingenioso?
- No, hoy no, hoy es solo reír por no llorar. O llorar por no llorar, no sé.

1 comentario:

PetiteMademoiselle* dijo...

Desde luego que el mundo se queda estancado y dicen de progresar.
A veces es necesario un paseo por una pequeña parte que no esté contaminada, con sólo una persona, para olvidarse de política.
Saludos.