jueves, 16 de diciembre de 2010

First we take Manhattan

Hay chicas del sur que vuelven, desde la capital, al sur, a sus raíces. Hay chicas del sur que deben marcharse a la capital, chicas del sur de un grupo de estudiantes de Atarfe que han de decir adiós a una parte de su vida, acaso para siempre, y piensan en las malditas siete horas que la llevan a un lugar de incertidumbre y, acaso, de esperanza. La vida como caos, el caos en la vida. Vivir, desde el principio, es separarse. La vida es aquello que sucede mientras te empeñas en hacer otros planes. Tantas palabras hermosas para decir que la vida duele. Duele y mucho. Más algunos días. Porque hay quejíos que se apagan para siempre y han dado tanta vida, tantos momentos de belleza en los que uno pensaba que la vida merecía la pena y el mundo era lo de menos. Y uno no pensaba que lo había condenado a doce años de aburrimiento por intentar cambiar el sistema desde dentro. Rugía entonces una guitarra al ritmo de una voz que clamaba contra todos los ladrillos de una pizarra en la que sólo se podía escribir en blanco y negro. Y uno escucha y la gente se muere, se muere cada día, y mueren directores como Blake Edwards, y uno piensa en Desayuno con diamantes y en Moon River y en cómo las personas pertenecemos las unas a las otras y es bueno saberlo y que todo lo que importa ocurre, a veces, bajo la lluvia. Y hay quejíos que se escuchan y se siguen escuchando aunque la voz ya no esté, el mundo es raro. Y hay chicas de ojos verdes que hablan en otro idioma en las que de cuando en cuando pienso, aunque estén a años luz, porque hay canciones que nos devuelven algunas horas juntas, alguna tarde, alguna noche sin dormir. Y chicas de ojos marrones a las que recuerdo, a pesar del tiempo, de las horas y de todas las almohadas en las que ella dejó escarcha de fresa con la que dormir tanta tristeza. Quisiera estar contigo, siempre. Conquistar una ciudad y, luego, el mundo. Y hacer de todos los rincones un lugar de ensueño en que dormir hasta acabar despiertos en la misma cama. Quisiera estar siempre contigo. Y pienso en ti. Ahora que estás a años luz. Pienso en ti. Todavía.

No hay comentarios: