lunes, 21 de febrero de 2011

Aprender a volar

Para volar sólo hacen faltas, dijo Ícaro, mientras todo se encendía a su alrededor. Pensó entonces: lo que te mata es el suelo, no la caída.