sábado, 19 de febrero de 2011

Érase una vez XIV

Érase una vez un gran demócrata.
Érase una vez un gran demócrata llamado Fraga.
Érase una vez una gran transición.
Érase una vez una gran transición llamada España.
Érase una vez la justicia olvidada en algún camino.
Éranse una vez cadáveres vivientes.
Éranse una vez muertos ignorados.
Érase una vez una larga noche de piedra.
Érase una vez el asco.
Érase una vez un trozo de tierra llamado patria.
Érase una vez el año 1976.
Érase una vez Vitoria.
Érase una vez enero.
Érase una vez gente que luchó por ti, por mí.
Érase una vez seis mil trabajadores en contra de los topes salariales.
Érase una vez marzo.
Érase una vez una huelga.
Éranse una vez gases lacrimógenos.
Éranse una dos obreros asesinados.
Érase una vez: ya hemos disparado más de dos mil tiros.
Érase una vez: dile a Salinas, que hemos contribuido a la paliza más grande de la historia.
Éranse una vez manifestantes masacrados.
Éranse una vez todavía asesinos por las calles.
Érase una vez la calle es mía.
Éranse una vez herederos directos del franquismo en las farolas.
Éranse una vez huelgas en toda España.
Éranse una vez personas que lucharon por sus derechos.
Érase una vez una triste traición desde entonces.
Érase una vez el silencio absurdo desde entonces.
Érase una vez un renunciemos a nuestro deber desde entonces.
Érase una vez un homenaje a las víctimas.
Érase una vez tanto dolor en las esquinas.
Érase una vez campanadas a los muertos.
Éranse una vez héroes verdaderos.