martes, 8 de febrero de 2011

Queda

Quedan los restos del carmín ya sin color de tus labios sobre los libros de alguna estantería. Queda leer un poco por encontrarte entre tanta palabra. Quedan los aplausos de una clase de niños que empiezan a crecer entre tanta línea amable, alejados del silencio en que se supone debería vivir su miedo. Queda el cariño de unas manos que se levantan al aire por sentirse vivas, por sentirse, esa es la esperanza, con alegría. Queda el sabor dulce de unas personas que se escuchan a otras, al menos un momento. Queda vida, mucha vida, a pesar del carmín sin color y de algún libro sin abrir durante años. Queda vida, tanta vida por despertar, sea en las calles, sea al amparo de farolas que dan la luz necesaria para alejar de nuestras aceras tanto rincón oscuro. Tanta tanta vida que se hizo calor en las ventanas y está dejando en nuestros ojos una mirada, nueva, diferente, mucho más humana.

1 comentario:

MARIUX dijo...

Queda el amor, queda la paz, queda el asombro y ESTAR.
La felicidad es un invento que cada uno diseña. :D

Un saludo. MARIUX