viernes, 25 de febrero de 2011

Sucede que me canso de las pizarras VI

- Hola.
- Hola, ¿qué tal?
- ¿Podríamos hablar un momento?
- Claro que sí.

- Es que mira, veo tu relación con los alumnos y, hey, estás empezando y claro, cometes errores, a veces eres un colega para ellos y no debería ser así. Cuando yo empecé también era así pero con el tiempo aprendes. Necesitan normas, reglas, adaptarse al sistema.
- A ver si lo entiendo. Tengo que hacer que se acostumbren al sistema, a ser como todos los demás, a que respeten la autoridad porque sí.
- Sí, nosotros hacíamos las cosas porque nos obligaban, porque era obligatorio y, mira, nunca nos pasó nada.
- Sí, eso creo. Vivisteis cuarenta años bajo la dictadura de un enano con complejos y, no, nunca os pasó nada. Nos están quitando todos nuestros derechos, como profesores, como trabajadores, y sí, también callamos, nada de protestar, porque, claro, nunca nos ha pasado nada. Somos parte de un país que vende armas a países en plena guerra, ahora mismo, y no nos ha pasado nada. Total, las cosas pasan en todos sitios menos aquí. El mismo mundo, el mismo dolor.
- Estás tergiversando los hechos. Lo que digo es que nunca nos pasó nada. Nunca pasó nada, nunca.
-A lo mejor, es hora de que ya sí acabé pasando algo, ¿no?

No hay comentarios: