domingo, 24 de abril de 2011

Letras borrachas

Uno se encuentra a altas horas de la noche letras que le dicen que ha vivido mucho que han estado en muchas manos en muchos labios, y algunas, ebrias de tanta vida, de tanto roce en tantas manos sin cariño con cariño quién podría decirlo le dicen quédate con nosotras un poco más háblanos de tu día cuéntanos cuéntanos a través de nosotras cómo te ha ido el día qué tal la noche alguna conversación interesante en la que hayamos estado y uno piensa y se dice Murcia y Madrid y hay nombres y no quiere herir sentimientos que hay gestos tan hermosos como las palabras esos besos que se envían desde la distancia y llegan y uno se queda en paz y tranquilo y uno no quiere decir nada y alguien le dice hey te has quedado sin palabras y dice lo primero que se le viene a la cabeza y a las manos y no encuentra las letras porque, claro, han estado en otras manos y en otras bocas y no, no importa lo más mínimo porque hay palabras que son hermosas en otras ciudades letras que son una historia en otras rodillas y hay codos que se ponen sobre las mesas por pensar un rato y no no encuentra las letras si han estado de parranda toda la noche y vuelven a casa y uno está acostado y casi dormido pero alguien les dice hey he echado de menos hablar contigo en estas noches y el sueño acecha y uno no sabe si acercarse a estas letras borrachas por beber un poco de vida de palabras de historias de helados en los que volver a estar o descansar que es de noche y mañana, tristemente, toca trabajar, o no tristemente, qué sé yo, y alguien, una foto preciosa dice me acuerdo mucho de ti, y uno piensa se acuerdan desde el sur, y no, no es el sur, es del suroeste porque hay chicas de letras ebrias que son del suroeste y ni sus dos mares ahogan las letras ebrias que vienen de su noche con ganas, de sus noches con ganas de hablar y hay letras borrachas que acaban por desconcertar a uno y entonces uno piensa y no no son sólo mis letras y sabe que hay chicas del sur que viven en el centro y están encontrando letras palabras párrafos a altas horas de la noche como quien bebe una sopa de letras y no tiene bastante y hay chicas del sur que viven en el centro a las que se le dice vales mucho, como para dejarte escapar y se sienten felices y se valoran, n poco al menos, y las letras se van viendo cada una a su manera cada una a su lugar y uno siente que se les van yendo pero no no pasa nada porque no son sus letras sólo son letras borrachas de chicas del norte que a veces saludan y dicen hola y dice como casi siempre tengo que irme y es bonito y hay letras borrachas que neceistan volver a casa por encontrar una cama en la que cantar una canción de cuna con las que acurrucar unas sábanas, una casa, un barrio, unas ganas de vivir que volverán mañana para no irse en algún tiempo.

1 comentario:

Laura dijo...

No sé como lo haces pero siempre terminas "tocándome"...

Besos salados entre dos mares.