martes, 26 de abril de 2011

Vida casual entre dos cuerpos a la deriva

Per la mia sorellina Ida
Hay cuerpos a la deriva que sólo llegan a buen cuerpo si naufragan. Y uno se dice cuando la noche se acerca y está lo suficientemente cansado para pensar en todo y no llegar a nada, pensar en todo y no pensar en nada, y hay preguntas desde el norte que dicen es posible olvidar lo viejo si nos acercamos a lo nuevo, y qué sé yo, no imagino que no, el mundo se recuerda a veces en cada arista, en todo rincón, el mundo a la deriva. Y uno sabe entonces que hay cuerpos a la deriva que han de encontrarse a sí mismos para buscar a los demás.