domingo, 8 de mayo de 2011

El transigente I: fábula de los buitres que contestan

Respuesta al post de ayer, llegada hoy mismo a este nuestro blog:
"Estimado profesor:

profesor, porque sabemos que no le gusta el término escritor y para qué mentir, tampoco creemos que lo sea, estimado profesor, ya que ni hemos estado en ninguna de sus clases ni tampoco sabemos los valores, probablemente trasnochados, en los que educa;
nos ponemos en contacto con usted, nosotros, los buitres, a través de nuestro abogado y, conociendo su sarcasmo, también trasnochado, claro, le rogamos que no haga ningún chiste que reúna en la misma oración las palabras abogado y buitres, que, siendo usted tan previsible como es, sería lo más normal, nos ponemos en contacto con usted, para hacerle ver la desdichada comparación, el absurdo ataque, que nos llegó a todos en su post del día cinco de mayo de 2011, desdichada comparación en la que se nos compara con un partido político de ideas centradas, sí, centradas en otro tiempo y en otra época aunque el lugar, obviamente, el lugar podría ser el mismo.
Querríamos, entonces, puntualizar semejante información: en ningún caso es nuestra ambición la que nos lleva a alimentarnos de la carroña ajena sino la necesidad de alimentación en un mundo que se acerca a su absoluta e inminente autodestrucción; en ningún caso hemos sido nosotros los que ha construido campos de golf en parajes naturales donde nosotros y nuestros congéneres podríamos comer sin problema alguno dejando en paz a cuanto ser humano se acercara; en ningún caso hemos sido nosotros los que estamos sacando a nuestras crías de la educación y crianza a la que toda criatura viviente tiene derecho. Lo nuestro, recuérdelo y recuérdelo, siempre es necesidad, necesidad de primer orden; lo de ellos es orden, orden dentro del orden y más orden fascismo.
Atentamente suyos; nosotros.

No hay comentarios: