viernes, 6 de mayo de 2011

Primeras gotas del verano que vendrá

Caían las primeras gotas del verano y era el sur, otra vez. Eran nubes que dejaban calor en las plazas, y sillas en las puertas, que contaban historias desde siempre. Algún niño jugaba al fútbol y el balón iba de pared en pared. Vivía la gente, y era el sur, otra vez. Había ventanas desde la que contemplar la vida y sonreír un poco, para temer el mundo a continuación. Eran más nubes y era pensar en ti y saber que ambos hemos subido a las montañas para estar en las nubes, por olvidarnos de todo un rato y algún momento más. Se escuchaba ladrar a algún perro que paseaba por el llano en el que todo había sido infancia, en el que un cuerpo se había desnudado por primera vez y un cuerpo había besado cada pizca de otro cuerpo. Perdernos uno en el otro y olvidar todos los faroles que no existieron en esas noches; buscar en los bolsillos la pizca de arena que quedó en nuestros tobillos cuando caímos sobre sombras de estrellas que no existen ya. Ahora, ni siquiera sé buscarte en las fotos, ahora que hay noches en blanco y negro que se apagan cuando apenas nadie las contempla. Vivía la gente y era el sur, como lo es ahora. Ahora que caen las primeras gotas de un verano que acabará dando con tus huesos en otro sur, en otra Sicilia, y en la que, durante un mes, y algún tiempo más, acabarás siendo nadie. Y estarán todas las estrellas de un cielo sin faroles esperándonos para saber que es el sur, y caminamos y existe, como ha existido desde aquellos primeros días en que descubrimos que estar en el mundo y contra él, no era más que recordarnos una y otra vez, cada vez que caíamos, que no hay nada como el olvidado placer de saber que estábamos vivos. Y seguimos viviendo. Aunque haya veces en que yo piense en ti y tú no me sepas.

1 comentario:

MARIUX dijo...

"LA VIDA ES LO QUE PASA ENTRE UN TÚ Y YO... MIENTRAS TÚ NO ESTÁS (y viceversa". :(