sábado, 25 de junio de 2011

El intransigente LXXXIII

- Hey, cuánto tiempo.
- ¿Cómo qué cuánto tiempo? Pero si nos vimos ayer, en el congreso.
- ¿En el congreso?
- Ah, no, perdón, que no fuimos. Total, ¿para qué? Como si nosotros decidiéramos algo.
- Sí, la verdad es que sí. Ni nosotros ni mucho menos los partidos minoritarios.
- Sí, la verdad es que sigo sin saber para qué valen.
- ¿Para qué van a valer? Para molestar, claro.
- Anda que no. Con lo bien que se está en el bipartidismo.
- En la gloria, para qué mentir. Pero, vamos, nos tenéis mosqueados, que lo sepas.
- ¿Mosqueados? ¿Por qué?
- ¿Por qué va a ser? Por las privatizaciones.

- Pero, ¿por qué? Si estamos más que seguros de que ese es vuestro plan de emergencia para salvar el país.
- Claro, claro. Pero, coño, si seguís privatizando cuanto os encontréis, ¿qué nos vais a dejar a nosotros?