jueves, 30 de junio de 2011

Un sol más frío

A menudo se desea otra vida, otras calles, un sol diferente, más frío, escapar, escapar de cada vena y cada músculo. Hacerse nadie. Pensar que hay películas de final feliz donde a uno se le sigue esperando en las estaciones. Donde alguien espera a alguien. Una chica de vestido verde que lee y dice: estás guapísimo hoy, y sigue leyendo. Y uno piensa en las páginas que ha dejado atrás, las ventanas desde las que nadie mira. Hacerse nadie es otra forma de equivocarse, de ser alguien. A menudo se desea visitar otros bares, pasar menos calor, que el sur nos dé sólo un poco de sí y mucho más. Un sol más frío con el que descansar en tus hombros mientras me lees esas líneas con las que me duermes en tus manos mientras todas las farolas de esta ciudad se apagan.