martes, 5 de julio de 2011

Call me

Desconectados todos los teléfonos de la casa (sólo hay uno, para qué mentir) y el móvil, ya lo sabes, no sale del cajón si uno sale a pasear a la vida, a los parques y hay calor en las sombras de los árboles, vuelvo a ti, porque tú has traído paraguas, quién me lo iba a decir, paraguas, para protegerte del sol y te veo en tus gafas oscuras, y el sol no, no está en ellas, el sol está en las sombras de los árboles y ni a mí me dejas caminar en esas gafas, ni a ti te dejas caminar en esos caminos con arena y verano, verano con sudor y tinto. Y aun así, tu voz, y aun así, tus labios, y aun asi, una palabra de más para saber que sólo tienes que gritar mi nombre y, a pesar del cielo sin piscinas, hará mi cabeza por saber un poco de tus pechos, por descansar a las sombras de tus muslos y caer, caer, caer, caer en la arena de una playa con isla en que sólo tú y yo nos entendamos.

No hay comentarios: