domingo, 17 de julio de 2011

Sucedes

Para Lenny

Sucede que hay domingos de sur en el sol y frágiles criaturas de belleza discreta que pasean por mundos de Gaudí. Sucede que hay pizarras más allá clases de discursos obsoletos y vacíos, más allá de personas que enseñan a aprender con miedo. Sucede que hay pizarras de colores donde perderse en unos dedos. Sucede que hay pequeñas de arco iris que llenan de colores las pizarras más grises que se hayan conocido. Sucede que hay días de lluvia sin labios en el que uno no encuentra ni las ganas suficiente de quererse en los espejos. Sucede que hay canciones de cuna que llevarse a las pupilas cuando los ojos están cansados. Sucede que hay criaturas de fragilidad exagerada que miran a sus tobillos y han olvidado sus alas. Sucede que hay tardes de soledad inconfundible en que uno teme perderse en las persianas. Sucede que siempre encuentro restos de tus manos en las paredes. Sucede que hay sonrisas de todas las películas en todas tus escenas. Sucede que hay cabellos de color rojo que serán las líneas encendidas de tu tiempo. Sucede que encuentro párrafos de tu historia en mis cajones. Sucede que hay noches de cansancio en el que a uno se le caen todas las palabras. Sucede que hay criaturas de discreta belleza que acarician muchas veces la tristeza. Sucede que hay criaturas de fragilidad inesperada buscando en sus manos mundos paralelos. Sucede que, sencillamente, sucedes.

No hay comentarios: