viernes, 9 de septiembre de 2011

El intransigente XCII

- Buenas.

- ¿Sí? ¿Dígame?
- Le llama su jefe.
- ¿Zapatero? ¿Y qué coño quiere ahora? Ni que no me hubiera jodido bastante la campaña. Joder, con lo fácil que parece todo en Madrid. Echan profesores, el pueblo cada vez más tonto, y a votar a los de siempre.
- Alfredo, eso también lo hacemos nosotros, pero de forma más disimulada.
- Huy, verdad, que siempre se me olvida...
- Recuerde que le llama su jefe, su verdadero jefe...
- ¿Botín? ¿Y qué quiere ahora? Si ya he dicho que lo de subir impuestos a los ricos es cosa de mi campaña. En cuanto la campaña termine, se me olvida, jajajajaja...
- Pero qué bueno eres, Alfredo. La verdad, cómo subir los impuestos a los ricos. Sería como subírnoslos a nosotros. Ah, espera...
- ¿Qué quiere Botín?
- No, Botín, no, la jefa.
- Ah, vale, Ángela.
- Sí, Ángela. ¿Y qué quiere ahora? Pero si ya hemos reformado la constitución y, además, se pagará antes a los bancos que a todo lo público.
- Como si fuera a quedar algo público...
- Sí, bueno, ¿Qué quiere ahora?
- Que dice que sí, que lo de pagar a los bancos está muy bien, pero...
- ¿Pero...?
- Dice que no quiere que pase lo mismo que en Grecia.
- ¿Que entremos en quiebra? ¿Que no podamos controlar el déficit? ¿Que no podamos pagar a los bancos españoles?
- Que sí, que dice ella, que todo eso está muy bien, pero que lo que le importa es que pagar, tenemos que pagar a ...
- ¿Los profesores? ¿Las pensiones? ¿Las medicinas?
- No, no, eso dice que lo haga el pueblo. Hay que pagar a los bancos.
- ¿A los españoles?
- No, no, españoles, no, a los alemanes...

No hay comentarios: