jueves, 8 de septiembre de 2011

Érase una vez XVIII

Érase una vez un hombre de barba canosa.

Érase una vez un hombre de barba canosa.
Érase una vez un fanático del Real Madrid.
Érase una vez un fanático del Real Madrid.
Éranse una vez más de cincuenta y cinco años.
Éranse una vez más de cincuenta y cinco años.
Érase una vez un ex-portavoz del gobierno.
Érase una vez un ex-portavoz del gobierno.
Érase una vez un ministro de Educación.
Érase una vez un ministro de Educación.
Érase una vez un ministro de Interior.
Érase una vez un ministro de Interior.
Érase una vez Presidencia.
Érase una vez Presidencia.
Érase una vez yo solucionaré los problemas de España.
Érase una vez yo solucionaré los problemas de España.
Éranse una vez cambios en la constitución.
Éranse una vez cambios en la constitución.
Éranse una vez cambios en la constitución en cuarenta y ocho horas.
Éranse una vez cambios en la constitución en cuarenta y ocho horas.
Érase una vez un no a un referéndum.
Érase una vez un no a un referéndum.
Érase una vez obediencia plena a los mercados.
Érase una vez obediencia plena a los mercados.
Érase una vez no es bueno subir los impuestos a los ricos.
Érase una vez no es bueno subir los impuestos a los ricos.
Érase una vez un patrimonio de un millón de euros.
Érase una vez un patrimonio de un millón de euros.
Érase una vez un veinte de noviembre.
Érase una vez un veinte de noviembre.
Érase una vez una R en un apellido.
Érase una vez una R en un apellido.
Érase una vez Rajoy.
Érase una vez Rubalcaba.
Érase una vez un chiste llamado elecciones en España.

2 comentarios:

sorel dijo...

Genial!

LaLolaPalacios dijo...

como puede ser que haya tantas coincidencias?? espero que en el futuro no se den otras nuevas... no aguantaria otra R como presidente del gobierno...