miércoles, 19 de octubre de 2011

Érase una vez XIX

Érase una vez una maestra.
Érase una vez una tarde de lágrimas.
Érase una vez Triana.
Érase una vez Sevilla.
Érase una vez un pequeño paraíso en Huelva.
Érase una vez una canción cada día.
Érase una vez senderismo.
Érase una vez el bar Fali.
Érase una vez no es mi mejor momento.
Érase una vez los niños me escriben cada día.
Érase una vez yo quiero verlos.
Érase una vez PCPI.
Érase una vez niños que se escapan.
Érase una vez no me han invitado.
Érase una vez refuerzo.
Érase una vez una pena que hayamos tenido que dividir el curso.
Érase una vez guardias con un inútil.
Érase una vez Emilie.
Érase una vez yo quiero que me quieran.
Érase una vez el amor de mi vida.
Érase una vez si no hemos estado con alguien como saberlo amor de la vida.
Érase una vez abrazar a los árboles.
Érase una vez una dormilona.
Érase una vez una canción en la playa.
Érase una vez cocinerillo, qué andas cocinando, qué qué qué.
Éranse una vez un montón de bragas.
Érase una vez las mejores cosas las que surgen sin más.
Érase una vez jueves noches.
Érase una vez un día regulín regulán.
Érase una vez gorda.
Érase una vez fea.
Érase una vez te he echado de menos en la clase.
Érase una vez la mejor de las sonrisas.
Érase una vez un seis.
Érase una vez tila alpina.
Érase una vez Roma.
Érase una vez un biquini.
Érase una vez una azotea.
Éranse una vez unas llaves.
Érase una vez vente, anda.
Érase una vez hay que quererse.
Érase una vez Constantina.
Érase una vez yo quiero a mis niños.
Érase una vez son más agradecidos.
Érase una vez el mejor de los encantos.
Érase una vez qué poco se duerme.
Érase una vez un ocho y medio.
Érase una vez Mc.

No hay comentarios: