miércoles, 9 de noviembre de 2011

Despierta

Para MC

Al amparo de un dolor de cabeza que se derrama en las venas, que se derrite en el corazón (el tiempo es ya témpano en los labios, dolor en los dientes, un pálpito impronunciable en las uñas) no hay más que ofrecer que el amparo de un gesto amable, de una caricia que nos haga sentir bien, un momento con palabras a media tarde que haga de la noche más oscura la mejor de las mañanas. Y mirar entonces en el espejo y no encontrarnos al saber que otro nos piensa y estamos, por un momento y más, sentados en su silla, mirándonos con otros ojos, haciéndonos más luz, más raíz, más canción.

No hay comentarios: