martes, 8 de noviembre de 2011

El intransigente XCVII

Para Viky
- Hey, qué tal.
- Bien, todo bien. ¿Y tú?
- Bien, también. ¿Viste ayer el debate?
- No, ¿por qué? Si dos personas hacen lo mismo aunque digan lo contrario y lo llaman debate, mal vamos.
- Bien que hiciste la verdad.
- ¿Tan malo fue?

- Bueno, malo, malo... Entre patético y lamentable, más bien. Joder, si dicen que ha ganado Rajoy, un tío que leyó más de quinientas veces lo que tenía escrito en sus papeles. ¿Qué pasa? ¿No sabe pensar por sí mismo?
- ¿Realmente, tengo que contestar a eso?
- Y, eso, cuando no abría los ojos. Era terrorífico. El monstruo de las galletas, vamos.
- Sí, a partir del 20 las galletas son recortes. Se va a sentir en su salsa.
- Anda que el otro. Toda la puta noche sin poder decir nada. ¿Qué coño iba a decir? Ahora voy a hacer esto y lo otro. Coño, si no lo has hecho en siete años de gobierno. Ahora, que eres otro y diferente.
- Bueno, ¿y de qué hablaron toda la noche?
- Jajajajajajajajaja.
- Pero, bueno, ¿de qué te ríes?
- Mira, el de la gaviota, habló y confundió, por ejemplo, poblaciones de Cádiz con Sevilla. Y lo dan ganador, por dios, ganador.
- Pero, bueno, me refiero a los temas...
- Bufffffffff, te digo de lo que no hablaron. Acabamos antes. No hablaron de inmigración, de política exterior, de defensa, de energías, de cambio climático, del 15M, de violencia de género, de derechos humanos, de regeneración democrática, de cooperación, de modelos productivos, de corrupción y cultura, etc.
- Joder, ¿entonces a qué coño fueron esos dos títeres?
- Pues a que va a ser. A decir todo la puta noche y tú más, que parecían protagonistas absolutos del Salsa Rosa de la política...