viernes, 11 de noviembre de 2011

Viernes en tus dedos

Para MC

Hace un día de calor espléndido en todas las persianas. Hace un día de sol con sombras en todos los escaparates. La ciudad despierta, lleva despierta horas, y todo invita a las aceras. Todo invita a escaparse de todos los escaparates, salir a los rincones y encontrarse una sonrisa cómplice en las miradas. Todo invita a un día de tapas en las paredes, el olvidado apetito de saberse con hambre cuando la alegría se pasea en tus pupilas. Todo es más en los fines de semana si hay luz. Todo es más si la vida nos invita a cada instante. Todo es más ahora. El olvidado milagro de sabernos vivos sin más, porque sí, y encima disfrutarlo. La sencillez de beber un vaso de agua cuando se tiene sed. Sed de calle. Sed de serenidad. Hambre de belleza en la escarcha ya seca y en silencio de tus cabellos. La sencillez de compartir un plato de caricias cuando se está con hambre. Hambre de aceras. Hambre de calma. Hambre de belleza en las yemas ya con ternura de tus manos. Toca despertar entonces, despertar a todos los cajones, buscar en todos tus bolígrafos las letras exactas para decir, aquí y ahora, la vida y yo, nunca a contratiempo. Y saber que son más felices viernes como estos si por un momento al menos descansan en tus dedos.

No hay comentarios: