martes, 30 de agosto de 2011

Final de verano

Pizza en los dedos.

Limoncello en la garganta.
Estrellas en los ojos.

lunes, 29 de agosto de 2011

El intransigente XCI

- ¿Sí? ¿Dígame?

- ¿Mariano?
- ¿Sí? ¿Quién llama?
- El presidente de tu gobierno.
- ¿José Luis? ¿Otra vez?
- Perdón, el futuro presidente de tu gobierno.
- ¿Cómo? ¿Me estoy llamando yo? ¿A mí mismo?
- Dios mío. No sé por qué la gente cree que eres idiota. Soy yo. Alfredo Rubalcaba.
- Ah, sí. El rojo ese que escucha al pueblo.
- Sí. Ese soy yo.
- ¿Y qué tal te va, escuchando al pueblo, rojo rojísimo?
- Esta semana no lo sé porque no he podido escuchar al pueblo, he tenido que escuchar a los mercados y hablarle a los diputados. Es que escucho a demasiada gente.
- No se puede ser tan rojo, Alfredo, no se puede.
- A ver si vas a tener razón. Entre tanta reforma y reforma, y el crujir de los mercados, como que escucho ya menos y más a lo lejos...
- Serán los ricos, que quieren quejarse...
- Sí, esos a los que no les subís los impuestos, so so so facha.
- Ah, pero, ¿vosotros se los habéis subido? Que no sé ni qué vamos a poder hacer nosotros cuando entremos, que no estáis dejando nada.
- Claro, porque nosotros gobernamos, y lo sabes, para recuperar la grandeza de España, esa gran nación, la España de Felipe.
- La España de Ansar, nuestra España.
- Y, bueno, me molesta, claro, como a vosotros, que el pueblo no lo comprenda.
- Tienes razón, Alfredo. Nosotros con la grandeza y ellos todo el día en la calle, protestando. Ahora que quieren un referéndum. Por dios, ni que esto fuera una democracia.
- Jajajjajajajajjaa, qué buen chiste. Ah, que no es un chiste. Bufff, a veces me dais miedo.
- Claro, los rojos, que les dais alas. Y todo el día en las calles.
- Y se quejan de todo, claro, Mariano, de todo. Lo último, coño, de la reforma laboral, porque encadenan los pobrecitos contratos temporales.
- Anda que no, Alfredo, que nosotros trabajamos cuatro años, bueno, con suerte, ocho o doce y mira, no nos quejamos nunca.
- Anda que no. Y no nos quejamos. Claro que después la jubilación no está mal, ¿no?
- Claro que no, pero eso es porque nosotros somos unos héroes, los que estamos salvando a España...
- Eso sí que sí. Todo por España. Y no vamos a permitir que doscientas personas pongan patas arriba a un país.
- Di que no, Alfredo, di que no. Que para eso ya estamos nosotros y no somos muchos más.

viernes, 26 de agosto de 2011

Había quedado la luz en los cajones

Para Laura

Eran los últimos días de verano y había gente, alguna, que deseaba estar en otra parte, soñar otras esquinas, pasear otros árboles. Y era la imposibilidad, como casi siempre de estar en otros sitios. De sentarse, por ejemplo, a escuchar violines en las ramas por escapar del despiadado grito de los mercados. Tanto por vivir y tan poco tiempo. Había quedado la luz en cajones que ni siquiera recordaba pero nada era tan grave. A veces, la ternura en algún gesto, en alguna palabra, en alguna sombra. No todo era irse pero casi. A veces, el tiempo vuela y se hace difícil ir tras él si todavía no nos han crecido alas. Eran los últimos días del verano y el sol quemaba menos, apenas ya, algunas tardes en las que había muslos que buscaban algún rastro de césped bajo el sol por caminar tranquilamente, algunas noches en las que había muslos que buscaban restos de otros muslos por recordar, de una vez y de repente, el olvidado milagro cotidiano de estar vivos. Sonaban entonces en el aire violines para confirmarlo. Alguien había hecho algunas fotos: gente dormida, gente viviendo, gente, escuchando a gente y gente sola. Tanta tanta gente por conocer y tan poco tiempo. Acaso no. Acaso, olvidada la luz en los cajones, alguien esperaba poco, o tal vez todo: estar sin más en casa y encontrar en sus pupilas alguna imagen, quizás solo eso. Una casa y otra ciudad: la luz en otros cajones, historias en otros párrafos, algún beso equivocado en otras líneas. Otra ciudad y los mismos besos. Otra ciudad y a lo mejor besos diferentes, diversos labios. Otra ciudad y el mismo tren, el mismo coche, algunas mañanas de nostalgia indescriptible. Y levantarse, de una vez por todas de repente, en la mañana y encontrar la luz que se había dejado en los cajones, por hacer de ellas las raíces de las alas con que ser uno y mucho más con el tiempo. Y levantarse, de una vez por todas de repente, y encontrarse con alas en un tren en una isla con piedras de volcán. Por perderse, de una vez por todas y de repente, en la luz de unos ojos que se encuentran en los cajones de una casa con piscina. Por nadar, de una vez por todas y de repente, en una piscina en la que se encuentran unas pupilas con manos que tocan las cuerdas de un violín con que olvidarnos de todas las absurdas ciudades en las que hemos sido alguien a cada instante.

jueves, 25 de agosto de 2011

El intransigente XC

- Hey, cuánto tiempo.

- Sí que hace tiempo, sí. Desde que me fui a Italia.
- Y cómo has vuelto, por favor. Te repites.
- ¿Me repito?
- Sí, estás de un intransigente.
- Ah, vale. Si tú supieras...
- ¿Si yo supiera qué?
- No sé, un montón de cosas, pero en este caso, si supieras que he intentado escribir poemas, algún cuento, pero nada, es imposible. Es leer las noticias...
- ¿En los periódicos?
- Venga ya. Eso es como ver los telediarios. Perros al servicio de sus amos.
- Vale. En internet.
- Sí, en internet. Es leer y ponerme malo. Y hoy que me dije: voy a escribir algo lírico, dulce y tierno. Que uno escribe para atraer mujeres no para acercar políticos...
- ¿Pero...?
- Pero va a ser que no. ¿Serán algunos socialistas tan tontos como parecen? Porque si es así es preocupante.
- ¿Quiénes?
- Mira Elena Salgado, que dice que los ricos españoles no han escrito ninguna carta para que les suban los impuestos.
- Coño. Hay que ser gilipollas. Ni tú ni yo lo hicimos para que nos subieran el IVA y mira.
- Sí. Y mira. No, cambiar la constitución no. Lo dice una teutona europea y ahí lo tienes. A cambiarla.
- Sí, si te pones así cualquiera escribe.
- Cualquiera. Y lo que nos queda. Porque tiene cojones que sean estos los que nos traigan a los otros.
- Bueno. Tampoco hay tanta diferencia.
- Ninguna. Diría yo. ¿Ves? Mira que no quiero, pero ya me estoy repitiendo otra vez.
- No pasa nada. Hablemos de fútbol, que de eso nunca hablas.
- No, la verdad es que no. El Madrid, ¿qué, otra vez campeón de Liga?
- Sí, veo que lo dominas, sí.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Para todo lo demás

La muerte de Franco: más de cuarenta años, y en su cama.

Una transición modélica: todavía la esperamos.
Un país laico y aconfesional: viaje del Papa por cincuenta millones de euros.
Todos los españoles somos iguales según la constitución: un rey para desmentirlo.
Ser parte de la OTAN: de entrada, no. De salida, ya veremos.
Reformas de la ley electoral: pactos, para no realizarla. Para conservar sus sillones.
Reformas de la constitución en referéndum: Abundan. Abundan por su escasez.
Reformas de la constitución para calmar a los mercados: en dos semanas.
Para todo lo demás: PPPSOE


14 Julio de 2010, J.L. Rodríguez Zapatero, Debate sober el Estado de la Nación, en relación a las propuestas del PP:

"Es verdad que había una medida original, la
había, fue la que más eco tuvo, que era reformar la Constitución para
impedir el déficit. Una reforma que, como saben, es rápida, dado
cómo es nuestro procedimiento de reforma constitucional, y que
sería muy eficaz para combatir la coyuntura de la crisis económica.
Esa ha sido toda la reforma original que le hemos oído en los últimos
meses y que no tiene ni fundamento, ni eficacia, ni capacidad."


Y nuestra flamante menestra de Economía, sumándose al coro:

19 de octubre de 2010, Elena Salgado, Debate de Totalidad de los
Presupuestos de 2011:

Arremetió contra Rajoy cuando le preguntó si "realmente quiere
terminar con la crisis reformando la Constitución", con el fin de
incorporar techos de gasto público en las administraciones territoriales
para fiscalizar sus cuentas. "¿Esto es lo que usted propone?”, ironizó.


28 de octubre de 2010, Elena Salgado, Intervención en el Foro Cinco Días:

Aseguró que "no tiene ningún sentido" que alguien se plantee
reformar la Constitución para imponer un techo de gasto a las
comunidades autónomas, aunque considera que las administraciones
territoriales deberían avanzar en ese camino por sí mismas.
Insistió en que limitar por ley el gasto de las comunidades autónomas
"no cabe en la Constitución" y no tendría sentido reformarla "sólo
para eso".

martes, 23 de agosto de 2011

El intransigente LXXXIX

Para Lourdes
- ¿Sí? ¿Dígame?
- ¿Mariano?
- ¿Sí? ¿Quién es?
- El presidente de tu gobierno.
- ¡Socialista! ¡Rojo! Mi gobierno es la luz, mi gobierno es dios y sus adláteres. Mi gobierno es el ladrillo, las casas, la familia. Estáis dejando el país hecho un asco.
- Mariano, te llamo desde casa. No nos escucha nadie.
- Ah, vale. Entonces, ¿qué tal estás José Luis? ¿Qué tal ha ido ese verano?
- Bien, bien. Y el tuyo, ¿qué tal? Aunque, bueno, yo he tenido que recortar un poco mis vacaciones. La crisis, ya sabes.
- Socialista. Rojo. Todos los problemas que estáis causando. Recortad. Recortad. Perdón, José Luis, es la costumbre. Si ya os estáis hartando de recortar. No sé qué nos vais a dejar de nosotros. ¿A qué nos convertís en un partido de centro y todo?
- Jajajajajaja. Dios, Mariano, qué buen chiste.
- Dios y todo. Sigo sin entender que la gente crea que el PSOE es de izquierdas. Y bueno, que el PP es de derechas. Cuánto incauto. Cuánto...
- Mariano, que soy de izquierdas...
- Jajajajajaajajajaja. Jajajajajajaja. Jajajajajaja. Ah, que no es un chiste. Perdona.
- Sí, todo lo hago pensando en mi país. En España.
- Además, todas esas reformas han funcionado, y lo sabes.
- ¿Sí? ¿Dónde?
- En la España de Ansar, en esa España.
- Jajajajajjaajjajajaja. Jajajajjajajjjaja. Ah, que no es un chiste. Perdona.
- Y, ¿me has llamado para...?
- Para cambiar la constitución, Mariano. Para que España gaste menos.
- ¿Y nosotros?
- Mariano, nosotros, como políticos somos más que España. Somos sus representantes. Nosotros no. España, sin más. España, sin más, es la que tiene gastar menos. Que para eso somos unos patriotas.
- Eso. Para hacer lo que dicen otros países. Para hacer lo que dicen los mercados. Unos patriotas. No encuentro una palabra mejor.
- Queda el problema del pueblo, de la gente.
- Por favor, José Luis. Pensemos en España, que somos unos patriotas. El pueblo es España. España somos nosotros. Estarán encantados con lo que hagamos.
- Anda que no, Mariano. Y pensar que la gente cree que eres idiota.
- Jajajajaajajaja. Jajajjajaja.
- Mariano, no es un chiste. Pero, claro, lo dicen porque no te conocen. El pueblo es España. Y España somos nosotros. Me encanta ser de izquierdas.
- Y a mí de centro.


lunes, 22 de agosto de 2011

Sol de medianoche

Sol de medianoche, lame tu lengua mi garganta, luz de lunas de que se apaga en mis pupilas; despiertan tus pechos en mis manos, de madrugada todavía, arena de tus sombras se consume, no es alba todavía, fuego del sur son tus muslos una playa. Así, no hay quien encuentre el norte. Y. Qué más da.


viernes, 19 de agosto de 2011

Pequeños lugares, pequeños detalles

A una de mis estudiantes, que no sé si leerá este texto
A veces uno se cansa del mundo en que vive, de tanta máscara hipócrita en la que vive tanto diablo disfrazado de ángel, tanto fascista disfrazado de demócrata, tanto horror disfrazado de indeferencia. La vida, va, sí, a lo mejor, pero no, no el mundo, que alguien lo pare, de una vez, por todas, que uno y muchos más, uno quiere bajarse, muchos más quieren otra. Y uno se refugia en las palabras y recuerda que a veces ha dejado una huella pequeña, pero tal vez necesaria, una huella que hace bien. Hola, soy una antigua alumna tuya. En primer lugar quería felicitarte por tu blog, me gusta mucho lo que escribes. En segundo lugar agradecerte que escribas, yo ahora también lo hago. Fuiste una de las personas que me incentivaron inconscientemente a expresar mis sentimientos mediante un par de letras. Mucho de lo que escribes me sirve de inspiración. Y uno intenta imaginar quién es y no tiene ni idea, por una vez es buena la incertidumbre, la vida como caos, como tantas otras veces, la vida con tildes, la vida sin tildes. Uno es profesor por cosas como esta, imagina, uno escribe por refugiarse, por olvidar que el mundo calla cuando no debe y dice todo aquello que no debería, por escapar de relojes que no marcan otra estupidez que la del ser humano. Pensar como hace dos mil años. Y el mundo sigue, sigue como siempre. Nada cambia, uno imagina, nada cambia, excepto el color de los uniformes. A veces, uno encuentra palabras, y una hamaca, al sur, siempre al sur, y uno encuentra cenas bajo las estrellas y silencio, también tranquilidad, y palabras en otro idioma, y otros lugares, pequeñas calles en las que perderse hasta ser nadie, y volver a encontrarse y estar en pueblos de una sola plaza y una sola calle, y todos los silencios del pueblo. Y uno olvida el mundo en el que vive y recuerda una sonrisa, una llamada de teléfono, un helado al otro lado del sur y tantos tantos detalles de un verano en que el mundo quedó atrás por un mes en una isla sin puente.

jueves, 18 de agosto de 2011

El intransigente LXXXVIII

- Hey, cuánto tiempo.

- Sí que hace tiempo, sí. Como que he estado perdido en una isla y todo.
- Sí, que es verdad, sí. ¿Qué tal por allí?
- Todo bien. Tranquilidad total. Desconexión absoluta.
- Joder. Me alegro un montón. Yo creía que allí todo era blanqueo de dinero, violencia gratuita, protección de la familia.
- No, no. Eso es en el Vaticano, que hay que ver cómo han estado las cosas en estos días por este país laico y aconfesional.
- Sí, inmensamente laico y aconfesional. Con todos besando la mano que no les da de comer. O a lo mejor sí. Espiritualmente hablando, se entiende, claro.
- Sí, será eso. Yo es que he estado de lo más perdido.
- Sí, pero has vuelto el día que el Papa está en tu patria.
- Hey, no hay más patria para mí que un cuerpo desnudo. Ainsssssss...
- Por dios, si te escuchara el Papa. Ateo, sin pareja, viviendo en pecado. Una auténtica vergüenza de persona. Irás al infierno, y lo sabes.
- Bueno, tampoco es tan grave. Seguro que allí hay un montón de curas que me absuelven.

jueves, 4 de agosto de 2011

La vida sin tildes V

Desde una isla sin puente la vida es otra. El deseo de no salir jamas tambien. La revista Hola vende, en una semana, más que Quo, Geo, Muy Interesante, Ciencia y Tecnología y National Geographic juntas en un mes. Grecia controlará Internet para frenar las protestas. 'Le Monde' califica el aeropuerto de Ciudad Real como una "triste desviación de las finanzas públicas". Canal latinoamericano “Telesur” evidencia la censura de los medios españoles sobre el 15M. Ver las historias de tu pais desde otro, triste realidad ahora: lo llaman democracia y no lo es. Franco murio pero dejo demasiadas zonas grises. Grises. Demasiadas. Grises. La policía desalojando comercios en Sol. Comerciantes del Centro se muestran "muy preocupados" por las nuevas manifestaciones de los indignados. Los 'indignados' toman las calles del centro de Madrid para recuperar Sol. La Generalitat pagará 40 millones al año por alquilar las sedes que vende: viva lo privado. Mutismo institucional sobre el bloqueo de Sol: ahora no basta decir repetir la mentira mil veces hasta convertirla en verdad, basta saber que no ha de existir. La policía nacional grabando en Sol a los manifestantes para sus archivos. Y el Papa? El Papa, llega pronto. Es como el chiste que cuentan amigos italianos: se encuentra, en plena epoca nazi, un soldado nazi y un polaco y, de repente, Dios aparece, para decirle al nazi, no, hombre, no puedes matar a este polaco, por favor, si este polaco va a ser el proximo papa. Y yo, le contesta el soldado, y yo que. Ah, hijo mio, no te preocupes, tu seras el siguiente, el Papa que ira despues de el. A veces, sin mas, es mejor estar en una isla y no saber nada. Nada de nada.