viernes, 30 de septiembre de 2011

El profesor no tiene quien le escriba III


Para Sorel
Mintamos. Miremos a la cara a las pizarras y expliquemos el complemento directo, olvidemos, indirectamente, el mundo y cuanto nos rodea. Mintamos: digamos, señores, no están en una granja, ¿acaso es este lugar la selva?, miremos a sus ojos y hagámosles saber que han de saber, siempre es bueno repetirse, en naderías, hagámosles saber que han de saber comportarse, actuar con educación y respeto. Seamos lo bastante hipócritas. Dejemos que las cosas sean como son las cosas, ahora y siempre. Escuchen en silencio lo que tengo que decir y hagan sus ejercicios, memoricen, hagan sus deberes, salgan a la calle y sean buenos. Seamos lo bastante hipócritas para olvidar, en cada hora, que el mundo se deshace y sigamos mirando a sus ojos y castigando si alguno, alguna vez, piensa de más alguna vez. Saber qué es un complemento directo y dónde hallarlo puede ayudarte, ayudarte a saber por qué las ventanas no tienen colores. Contemos cuentos de hadas y príncipes con reyes que salvan al mundo y son felices y comen perdices y siempre son buenos para el pueblo. El pueblo llano, lisa y llanamente. Miremos a sus ojos y digamos, una y otra vez, porque lo digo yo y digamos luego, no saben pensar, no prestan atención, no saben. Seamos lo bastante hipócritas como para olvidar entonces que, a veces, uno llega, habla y espera que lo escuchen, porque sí, porque desde siempre ha sido así, y para qué inventar otra cosa. Seamos lo bastante hipócritas como para olvidar entonces que llevamos desde la Edad Media compartimentado la enseñanza en asignaturas. Dejemos entonces que nos lo quiten todo, todo por cuanto lucharon algunos de aquellos que querían cambiar esa pequeña parte del mundo en que vivían, nada más, dejemos entonces que nos lo arrebaten, y no, nos preguntemos entonces por qué, por qué no hay nadie en la calle, no preguntemos si todas las preguntas están en lo exámenes, y también, parece, todas las respuestas. Olvidemos, por un momento al menos, que este no es mundo, no es mundo para nadie y que estamos aquí para enseñar lengua. Y borremos de una vez todas las pizarras. Seamos lo bastante hipócritas como para mirarnos al espejo y decirnos, sí, sólo este es un comienzo, sólo ahora, y dejemos, a un lado, todos  los complementos, todas las circunstancias. Seamos lo suficientemente honestos. Miremos a los ojos de aquellos que quieren aprender algo más que hojas de papel obsoleto y enseñemos, por una vez, por una vez tan solo, que no hay más opción que ser uno con el mundo y que las calles, las calles, por una vez y muchas, han de ser nuestras, para todo y nada. 

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Tres colores VIII

For Sorel, my brother in arms (las cosas de la escuela de idiomas, hermano)

El rey admite que España tendrá que hacer bastantes sacrificios. El rey admite,  en una comilona con representantes de altas instituciones del Estado,  que España tendrá que hacer bastantes sacrificios. El rey admite, en su llegada al Congreso de los diputados, que España tendrá que hacer sacrificios, y se pone como ejemplo, como verifican sus propias palabras: mi sacrificio empezó hace tiempo; recordad que hace décadas la bandera tenía tres colores y solo quedan dos. Todo sea por recortar, todo sea por el pueblo.  

martes, 27 de septiembre de 2011

El intransigente XCIV

- Hey, cuánto tiempo.
- Sí que hace tiempo, sí.
- Y, ¿qué tal?
- Bufff, deseando irme a cualquier otra parte.
- Sí que eres exagerado, sí.
- Sí, soy andaluz. Pero es que da miedo. Nos toca volver a las cavernas.
- ¿A las tabernas?
- Bufffff, pues también. Porque yo voy a necesitar estar borracho para seguir en esta mierda de país.
- Dale, ya empieza el comunista, jajajaja. Vete a otro país.

- Ya quisiera yo. Nos toca otra larga noche de piedra. Que si vamos a derogar la ley del aborto, que si vamos a recortar, que si hay que mejorar la educación.
- Sí, anda que si se dedican a empeorarla. Vaya panda de...
- Que si la condesa dice que los indignados fraguan golpes de Estado y que sí la Revolución Francesa... A saber que sabe una franquista de una revolución.
- A lo mejor sabe, eh, de esa Francia y teme que traigamos alguna guillotina y le caiga a ella.
- Me extraña que las gillotinas puedan cortar una cara tan dura.
- También es verdad. ¿Sabes? Estoy cansado. Me gustaría irme, de verdad.
- Pero, ¿a dónde? Si todo está igual...
- A un sitio sin mercados...
- ¿Un sitio sin mercados? ¿Dónde?
- Yo qué sé... ¿En el Ikea?



lunes, 26 de septiembre de 2011

Todas las lluvias

Para Roby
Todas las lluvias del invierno son tus cabellos; todas las orillas del mar son tu sonrisa, mujer del sur en todos los lugares, el tiempo es otro, otras las olas, otras las palabras que a veces encontramos en unos labios para refugiarnos un momento, para descansar un momento, otras las palabras con las que encontrarnos bien, una noche, y sonriendo, sabiendo que hay, que habrá tardes de café, calor y río con paseo que nos hará sentir bien durante algún tiempo, ahora que todas las orillas del sur son, otra vez, tu sonrisa. 

domingo, 25 de septiembre de 2011

Cada acorde

Silbas palabras de cariño que apenas nadie escucha excepto tú y tampoco. La vida, la vida sigue, la vida, la vida mancha. Nada como sentirse en soledad y nadie que nos oiga, nadie oye el crujido de los tobillos cuando hay alas en todas las cortinas pero no hubo alguien, a nuestro lado, que nos enseñara a volar. Y hay imágenes perdidas en los espejos que no hemos encontrado ni a altas horas de la noche. Sólo palabras a un lado y otro de una habitación en la que nos puede el insomnio y somos otros. Qué difícil, a todas horas, vernos en los cristales y no sentir la sangre que nos golpea en las muñecas, qué difícil, a todas horas, levantar un poco las manos por escribir alguna palabra, palabra alguna, por pintar un poco, en las paredes, por pintar un poco el mundo de colores y perderse en todos los caminos, qué difícil a algunas horas escuchar una canción y no dejar que una vida se abandone en cada acorde. 

viernes, 23 de septiembre de 2011

Para todo lo demás IV

Telemadrid: los profesores son unos vagos.
Canal Sur: PP recorta en educación; PSOE invierte en educación.
Canal 9: el Gurtel es el bar que existe en la esquina al que sólo van los escogidos.
El Mundo: el próximo presidente del gobierno es inteligente.
El País: el próximo presidente del gobierno es inteligente.
El Mundo, El País, La Vanguardia: los recortes sociales son inevitables.
RTVE: el Consejo de RTVE (¿ya no? 20N) accederá a la elaboración del Telediario.
Para todo lo demás: NO-DO.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

El intransigente XCIII

- Hola, buenos días.
- ¿Sí? ¿Dígame?
- Soy yo, señora de rancio abolengo...
- Ah, sí, la duquesa de Alba, dígame...
- No, no, la duquesa de Alba, no, la presidenta de la Comunidad, por la gracia de dios...
- Ah, sí, la señora Esperanza. Esperanza Aguirre.
- Sí, imagino que sabe por qué la llamo.
- ¿?
- Estoy llamando a cada instituto, sépalo usted, para saber si todos los profesores están en clase.
- No, no lo sabía.
- Sí, he de dar ejemplo, que ya sabe que Ana Pastor dice que somos un ejemplo para todos los demás. Un ejemplo.
- Sí parece increíble. Que lo diga, claro.
- Pues, sí, lo dicen, pero qué sabrán ustedes, que son rojos y tienen cejas, so, so indignados. Es que me parece vergonzoso. Que los profesores priven a los alumnos del derecho a la educación. Vergonzoso. Que para privar a los estudiantes del derecho a la educación, ya estamos nosotros, coño. 
- Sí, eso es lo que dicen los telediarios.
- No me sea gracioso, rojo, que dentro de nada nosotros, perdón, que nosotros no tenemos nada que ver, el consejo de RTVE, que diga, accederá a la elaboración de los Telediarios.
- O sea, que nos quieren tontos y que además, no se sepa. Toda una democracia.
- Pues, claro. Madrid es el ejemplo para educación; Franco nuestro ejemplo de político.

martes, 20 de septiembre de 2011

Amor entre líneas

Qué, más. Cuándo, ahora. Se decomisan las camisas, en las manos y armas tu desnudez, armas, ya tus pechos, a cada instante, armas picos de amor a cada rato, buscas. Confiscan polvos de carmín en tus labios y se hace tu boca en mi boca, más pequeña, a cada noche, resquicios de luna ya la madrugada ahora sin sabernos. Fuertemente armado, entro en tus rincones por saber qué ocultas en tus muslos y se duermen en las piernas los sosiegos. Se entra en las habitaciones a todo ritmo buscando un poco de cariño en las ventanas, dejando el sol a contraluz en todas las baldosas, decomisada tu falda ya en mis pantalones, arrestados ya tus dedos en mis calcetines. Y se han derramado todas las lágrimas sobre la escalera, búscame ahora, búscame, es tiempo de reír, no, no llores, no es tiempo de llorar, y te busco, por dormir un poco, ya de luna tus ojos. Se buscan todas las mañanas gramos de caricias en los cajones. Y hay gente que se encuentra, y hay gente que se aburre, y. Y no, no sé verte en los estancos, no sé verte en los puñales, y te pierdo en los espejos, te me vas en los cristales. Tanta tanta vidas traes de contrabando. 

lunes, 19 de septiembre de 2011

Leyendo a ratos

Para Viky
Me encanta leerte, a ratos, leerte entre líneas, los susurros; contemplar, a medianoches, los gemidos, mirar cuánto nos queda, y el oxígeno, quedarnos, a cada rato, sin suspiros, leerte, entre páginas, apetitos, bebernos, a destiempo, todas las letras, ebrias ya de vida a todas horas, comerte las palabras en los minutos, que me leas, a segundo, las miradas; comerte, a caricias, todas las mañanas en que no hay nada como decir buenos días a las aceras en tus tobillos. Me encanta leerte, ya lo sabes, a todas horas. Me encanta, también, ya lo sabes, leerte, y más a todo rato. Y más. Y más.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Dormí anoche

Dormí anoche en tus brazos, cansado, como siempre del mundo y sus problemas, del mundo y la gente que jamás llegó, en nuestras tardes de chocolate sin caricias a ser personas. Había miedo a las calles con gente con tristeza. Había miedo a las esquinas con soledad en las que había alguien y alguien más y no se hablaba nadie. Te busqué entonces en las paredes, busqué alguna palabra que me dijera que tú habías estado allí, que allí habían estado tus manos y allí estaban tus pintadas. El carmín de tu voz en los rincones y supe el rojo de tu boca en lo blanco. Ven a buscarme, decían todas las aceras, ven a buscarme y olvida tanto miedo desatado en tus pupilas, decían tus grafitis, ven a buscarme, decían todos tus colores. Ven a buscarme, decía la puerta abierta de tu casa, y allí, estabas, cansada del mundo y de la gente, como yo, cansada de todo excepto. Y estaban tus brazos, rodeando los miedos, rodeando las tristezas, y la pálida desnudez de tu cuerpo en mis brazos. Bastó cerrar los ojos en tus besos para recordar que el calor todavía nace en tus labios. 

sábado, 17 de septiembre de 2011

Entresábanas

En los renglones torcidos de tus muslos, atada ya de pies y manos, la paciencia, es noche oscura y no hay paciencia para perderse en las estrellas, atadas ya de pies y manos, a las paredes, las defensas, olvidadas lejos de tus pechos sus contornos de tela quedan esquirlas de carne entre los dedos, esquirlas de carnes que en los manos se levantan, tus pechos en la cama; tus piernas, jardín de tus flores con aroma en las sábanas en que saberse uno sin más entre alguna curva busca mi boca pétalos de tus sombras con los labios; un gemido de placer interminable tus pupilas, cerradas ya en los momentos de esta noche tus esquinas, abiertas al roce de unas caricias que mueren para vivir en tus rodillas, difícil caminar a estas horas, difícil saberse uno y uno solo sin otros tobillos que se entrelazan, atados ya de pies y manos, los deseos de encontrarse sin luz a toda noche, el calor del suelo a toda vela, tú y yo, escasa ya la luz en las ventanas, escarcha de fresa son tus cabellos, húmedos a destiempo un placer de gemidos interminables esta noche los renglones torcidos de la almohada. 

viernes, 16 de septiembre de 2011

Parole per Cosette

Hay palabras que se pierden en las ramas alguna vez y no llegan a hacerse canción de cuna, algún corazón que se abre y se derrama en todas las venas, se hace sangre, golpea el cuerpo y se hacen eco en los espejos. Un silencio entonces y se hace la sangre dedos, se escribe una letra y luego otra y tantas y todas son palabras y hay palabras de ánimo que, alguna vez, nos acercan a la puerta de una casa que hacen del sol nuestro refugio, que hacen de la luna un descanso y hay siempre alguien, a este lado del camino, al otro lado de las sombras, que hace de la vida un placer inesperado, una página en blanco de sonrisas.

martes, 13 de septiembre de 2011

Para todo lo demás III

Sacrosanta transición: un rey de propina, por la gracia de dios y el caudillo.

Ejemplar transición: socialistas que gestionan el partido burgués.
Maravillosa transición: Ley de Amnistía de 1977.
Extraordinaria transición: no se ha de remover el pasado.
Sensacional transición: Manolito Palomares.
Modélica transición: política en manos de los hijos de los vencedores.
Para todo lo demás: Nuremberg.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Miedo XVII

Para Sorel, my brother in arms

Cuando el profesor se despertó, Esperanza todavía estaba allí.

viernes, 9 de septiembre de 2011

El intransigente XCII

- Buenas.

- ¿Sí? ¿Dígame?
- Le llama su jefe.
- ¿Zapatero? ¿Y qué coño quiere ahora? Ni que no me hubiera jodido bastante la campaña. Joder, con lo fácil que parece todo en Madrid. Echan profesores, el pueblo cada vez más tonto, y a votar a los de siempre.
- Alfredo, eso también lo hacemos nosotros, pero de forma más disimulada.
- Huy, verdad, que siempre se me olvida...
- Recuerde que le llama su jefe, su verdadero jefe...
- ¿Botín? ¿Y qué quiere ahora? Si ya he dicho que lo de subir impuestos a los ricos es cosa de mi campaña. En cuanto la campaña termine, se me olvida, jajajajaja...
- Pero qué bueno eres, Alfredo. La verdad, cómo subir los impuestos a los ricos. Sería como subírnoslos a nosotros. Ah, espera...
- ¿Qué quiere Botín?
- No, Botín, no, la jefa.
- Ah, vale, Ángela.
- Sí, Ángela. ¿Y qué quiere ahora? Pero si ya hemos reformado la constitución y, además, se pagará antes a los bancos que a todo lo público.
- Como si fuera a quedar algo público...
- Sí, bueno, ¿Qué quiere ahora?
- Que dice que sí, que lo de pagar a los bancos está muy bien, pero...
- ¿Pero...?
- Dice que no quiere que pase lo mismo que en Grecia.
- ¿Que entremos en quiebra? ¿Que no podamos controlar el déficit? ¿Que no podamos pagar a los bancos españoles?
- Que sí, que dice ella, que todo eso está muy bien, pero que lo que le importa es que pagar, tenemos que pagar a ...
- ¿Los profesores? ¿Las pensiones? ¿Las medicinas?
- No, no, eso dice que lo haga el pueblo. Hay que pagar a los bancos.
- ¿A los españoles?
- No, no, españoles, no, a los alemanes...

jueves, 8 de septiembre de 2011

Érase una vez XVIII

Érase una vez un hombre de barba canosa.

Érase una vez un hombre de barba canosa.
Érase una vez un fanático del Real Madrid.
Érase una vez un fanático del Real Madrid.
Éranse una vez más de cincuenta y cinco años.
Éranse una vez más de cincuenta y cinco años.
Érase una vez un ex-portavoz del gobierno.
Érase una vez un ex-portavoz del gobierno.
Érase una vez un ministro de Educación.
Érase una vez un ministro de Educación.
Érase una vez un ministro de Interior.
Érase una vez un ministro de Interior.
Érase una vez Presidencia.
Érase una vez Presidencia.
Érase una vez yo solucionaré los problemas de España.
Érase una vez yo solucionaré los problemas de España.
Éranse una vez cambios en la constitución.
Éranse una vez cambios en la constitución.
Éranse una vez cambios en la constitución en cuarenta y ocho horas.
Éranse una vez cambios en la constitución en cuarenta y ocho horas.
Érase una vez un no a un referéndum.
Érase una vez un no a un referéndum.
Érase una vez obediencia plena a los mercados.
Érase una vez obediencia plena a los mercados.
Érase una vez no es bueno subir los impuestos a los ricos.
Érase una vez no es bueno subir los impuestos a los ricos.
Érase una vez un patrimonio de un millón de euros.
Érase una vez un patrimonio de un millón de euros.
Érase una vez un veinte de noviembre.
Érase una vez un veinte de noviembre.
Érase una vez una R en un apellido.
Érase una vez una R en un apellido.
Érase una vez Rajoy.
Érase una vez Rubalcaba.
Érase una vez un chiste llamado elecciones en España.

viernes, 2 de septiembre de 2011

20N

El día que murió Franco, tenía tres años. Todos eran felices, con Franco no pasaba nada, había trabajo. Españoles, Franco ha muerto. Estaban los grises. Y había moratones en lo blanco. Y la vida era blanco y negro. Hubo entonces algún abrazo, alguna sonrisa, alguna lágrima, la posibilidad de escapar a un miedo que era ya parte de cada rincón de una larga noche de piedra. Españoles, Franco ha muerto. Eran también las noticias en blanco y negro y una sola línea la escrita. Los renglones torcidos de un dios que los hombres habían creado. Pensar estaba prohibido si no eran esas tus líneas. Y el amor estaba en todas las canciones. Pasó el tiempo y pasó la vida, pasaron callejones oscuros, lluvia, y días de sol en que pensar era lo de menos y vivir era importante, pasaron años y pasaron cosas, cosas que pasan en el sur, y cambió el mundo, acaso la vida. Los tiempos estaban cambiando, no, no era así, no cambiaban los tiempos, sólo los uniformes. Y salió el sol un día. Y los grises se hicieron azules, los moratones se hicieron moratones y hubo gente en sol que acabó por ver las estrellas. Y pasaron alumnos, y el miedo, el miedo a pensar otra cosa o hablar en alto, o decir lo que pensamos, y pensar entonces que si ya desde la educación se castiga al pensamiento como surgen entonces ciudadanos críticos en el pensamiento. Cambiaron los uniformes, siguieron los mismos palos. Aunque había más que amor en las canciones. Y pasaron zapateros para ricos, socialistas por recortes, una larga noche de piedra que no se ha ido, pasaron fragmentos de constitución en alemán. Y ya no hubo entonces más esperanza que esperanza y sus adláteres. Españoles, Franco ha muerto, siguen vivos sus adláteres, perros de presa que muerden cuanto encuentran. Se fueron entonces apagando los colores. Y pasó lluvia, y nubes y un veinte de noviembre que se acerca en el que se habrán perdido entonces tantas cosas.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Para todo lo demás II

Recortes a la banca: Rato, Olivas y Verdú cobrarán en total 10´15 millones al año.

Recortes a la política: Rajoy. 51.000 euros como diputado, 149.000 del PP.
Recortes en autonomías: aeropuerto de Castellón, 5´5 millones en seguridad privada.
Recortes en educación: un siete por ciento más de presupuesto para educación privada.
Recortes sociales: miente como un bellaco quien dice que nosotros hemos hecho recortes, Zapatero.
Recortes a los ricos: genera más paro, Cospedal. Estará en el programa de Rubalcaba, ese gran colorado, Zapatero.
Recortes a la constitución: érase una vez Alemania, érase una vez Francia.
Para todo lo demás: guillotinas.