lunes, 5 de marzo de 2012

Se te andan cayendo

A la chica del pelo rojo
Se te andan cayendo, pequeña, restos del mundo por las venas y todavía no te has levantado, noche cansada y sola en tus pechos que todas las estrellas de un cielo sin luna no han sabido devolverte. Se te andan cayendo líneas de aquellas historias que no has conocido y olvidas en cada silla, en tus manos un lápiz y deseos ardientes de ser otra en tus dedos y siempre la misma. El mundo a contrapie se te anda cayendo, pequeña, y siempre es bueno salir de día aunque uno no sepa caminar, todavía. Se te andan saliendo del papel todos los árboles y van cobrando raíces, hacen de tus tobillos tierra con agua y pierden la sed en tus labios todos los bosques. Se te andan muriendo todas las bombillas de los techos buscando todas ellas un poco de brillo en tus pupilas, dejándote a oscuras entre tanto beso, entre tanto beso que andan repartiéndose todos los resquicios de tu cuerpo. Se te andan perdiendo todas las arenas de tus pies entre las grietas que te encuentran ebria de felicidad entre las suelas ya pisadas de tu suelo. Se te andan creciendo las ganas de salir a las ventanas por visitar una tierra que hace mucho que no deja de habitar en blanco y negro, y son calles de noche, rincones con miedo los que hacen que estar a oscuras y volver a empezar, volver a empezar las calles con arena de un mundo con el que te andas tropezando, las calles de un mundo con lápices que se te anda cayendo.

No hay comentarios: