lunes, 23 de abril de 2012

Tres colores IX

Para Lourdes
El príncipe de Asturias ha presidido este mediodía la entrega del Cervantes a Nicanor Parra, quien, por su avanzada edad, no ha venido a España a recoger el galardón. Algunas malas lenguas hablan de una caza en África, de un elefante, pero olvidan entonces que se trata del padre, no de Nicanor Parra, lo que es la prensa objetiva de este país. La razón, sí, la sinrazón que en nada queda. A las puertas de la Universidad de  Alcaá de Henares, ha ocurrido un hecho desagradable: algunos manifestantes, indignados, y haciendo honor al Día del Libro, en su modalidad poética, han gritado, señalando al próximo monarca, Felipe, Borbón, trabaja de peón. El príncipe se ha mostrado entonces perplejo, hasta que, cinco minutos después, algún alma caritativa le ha explicado el significado de las palabras trabajar y peón. Entonces ha seguido caminando y ha recordado que no hay nada como los cuentos de hadas, esos en los que los príncipes se casan con princesas y son felices, esos que el pueblo lee después de trabajar durante horas para ellos, para ellos y para la monarquía. 

No hay comentarios: