miércoles, 6 de junio de 2012

En tus labios

Busqué tus labios
una noche de verano con sur.
Caían estrellas de tus pestañas,
esquirlas de luz en tus pupilas.
Era ya Granada tu cuerpo
y todas las calles llevaban a tu cuerpo.
Estaba el mar ardiendo.
Había rincones de la ciudad
por explorar en tus muslos.
Todavía. Todavía hay horas
con ventanas en que se despiertan
tus piernas sin desgana.
Todavía. Todavía, a la orilla
de tus pechos, corazón,
briznas de hierba en tus cabellos,
tú, tu ropa, ya tendida al sol de la tarde,
y unas manos que se atan a tu cintura
en madrugadas de azoteas ya sin sueño,
en madrugadas de pieles ya sin dueño.