jueves, 26 de julio de 2012

El intransigente XCII

- Hey, cuánto tiempo.
- Pues sí que hace poco tiempo, sí, que nos vimos hace días.
- Sí, la verdad es que sí. Pero es que he estado pensando.
- ¿Pensando? ¿Tú? ¿Y duele?
- Bueno, la primera vez sí pero, después, uno se va acostumbrado.
- Vamos, que pensar es como hacer el amor, por lo que me dices.
- Bueno, casi casi, porque yo me acuerdo de mi primer amor pero he olvidado mi primer sentimiento.
- Es que, claro, lo importante es lo importante.
- En serio, pensé en lo que decías. Eso de lo caro que eran los entierros.
- Sí, de lo caros que eran y de que yo iba a donar mi cuerpo a la ciencia.
- Eso quería preguntar. ¿A qué ciencia, coño, a qué ciencia, si también la han enterrado?
- Buff, ahí me has dado, ahí.
- ¿Entonces?
- Yo qué sé: joder, que me tiren a una cuneta. Total, están acostumbrados.
- Hey, hey, no podemos ir por ahí, que eso es mirar al pasado.
- Ahí tienes toda la razón. ¿Para qué mirar el pasado cuando nos están haciendo caminar hacia él a pasos agigantados?

No hay comentarios: